Mes: julio 2009

Home / Mes: julio 2009

La Bondad en el pincel de Leonardo

25 julio, 2009 | Autores, Pinturas | 33 comentarios


Leonardo da Vinci
La Virgen con Santa Ana y El Niño. Hacia 1510
Óleo sobre madera. 168×130 cm
Musée du Louvre, Paris

Leonardo utilizó una composición muy poco habitual en esta bellísima obra: La Virgen, sentada sobre las rodillas de Santa Ana, se inclina hacia Su Hijo para atraerlo a su vez hacia su propio regazo.

Todos los elementos que aparecen están cuidados para transmitirnos la sensación de un movimiento fluido, tranquilo y elegante. La belleza y la ternura se refleja en los rostros de las dos mujeres que centran su atención en el Niño. Jesús parece haberse escapado de los brazos de su Madre y juega con el corderito.

Parece una escena inocente sobre la niñez de Cristo, pero no lo es del todo. De una forma muy sutil Leonardo ha introducido el terrible destino que aguarda al Niño Dios: el cordero representa el futuro de Jesús, que será sacrificado para alcanzar la salvación de los hombres. La forma en que se abraza a él significa la aceptación de Jesús de Su propio destino. María, que conoce el sufrimiento que le aguarda, se inclina sobre Su Hijo para atraerlo hacia su regazo y protegerlo entre sus brazos.

Pero una de las cosas que más me gustan de esta obra, una de mis favoritas de Leonardo, es la forma en que el gran maestro ha captado la Bondad en el rostro de Santa Ana. Ana, que también es madre, sostiene a su hija. Sabe que llegará un día terrible en que necesitará, más que nunca, su apoyo.

Mañana domingo, 26 de julio, se celebra Santa Ana y San Joaquín, los padres de María y es también el dia de los abuelos. ¡¡¡Felicidades a los joaquines, a mis tocayas y muy, muy especialmente a todos los abuelitos!!! 🙂

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

La casa de la cascada

24 julio, 2009 | Arquitectura, Autores | 11 comentarios


Frank Lloyd Wright
La casa de la cascada (Fallingwater) o Casa Kaufmann. 1937
Pennsylvania, EEUU.

¿Quién no ha deseado alguna vez quedarse dormido contemplando las estrellas arrullado por el sonido del agua que cae y el susurro del viento que mueve las hojas de los árboles?

A mí, al menos, me encantaría. Feliz fin de semana 🙂

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

La novia judía

21 julio, 2009 | Autores, Pinturas | 20 comentarios


REMBRANDT Harmenszoon van Rijn
La novia judía. Hacia 1665
Óleo sobre lienzo, 121,5 x 166,5 cm
Rijksmuseum, Amsterdam

La casa de Rembrant en Ámsterdam colindaba con el barrio judío. Quizá por eso, y porque por su pintura intuímos que se trataba de una persona abierta y tolerante, entabló amistad con varias familias judías cuyos miembros, a menudo, posaron para sus obras.

No sabemos si este es el caso de La novia judía o simplemente se trata del retrato de una pareja representada como personajes bíblicos (probablemente Isaac y Rebecca).

El predominio del color y de los tonos dorados que envuelven toda la atmósfera y la influencia de la Escuela Veneciana caracterizan esta época de la pintura de Rembrant en la que, no obstante, ya se empiezan a intuir las pinceladas fuertes y contundentes de su última etapa. Aún queda un poco, sin embargo, para que se descubra al Rembrant roto, que ha vivido y que lo ha perdido todo, y que expresa con sus pinceles una belleza salvaje, profunda y desgarradora como jamás se había visto antes en la Historia del Arte.

Sobre esta magnífica obra Van Gogh dijo: Daría 10 años de mi vida por poder estar sentado 14 días ante este cuadro.

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

La princesa triste

13 julio, 2009 | Autores, Pinturas | 25 comentarios


Giovanni Boldini
Retrato de la Princesa Marthe Bibesco. 1911
Óleo sobre lienzo. 183×120 cm.
Colección particular.

Marthe Lucie Lahovary nació en el seno de una rica y aristocrática familia de Bucarest aunque desde su niñez su vida transcurrió principalmente en París. A los 16 años contrajo matrimonio con el Príncipe George-Valentin Bibesco. Esta unión la hizo profundamente infeliz desde el principio. En un intento de evadirse de los problemas de su matrimonio Marthe comenzó a escribir primero artículos y relatos cortos, más tarde novelas y columnas de opinión en periódicos y revistas. Pronto obtuvo un importante éxito como escritora y más adelante sería nombrada académica de la Academia de la Lengua Francesa de Bélgica.

Marthe Bibesco hablaba y escribía en 6 idiomas y trabajó como enfermera en un hospital de contienda durante la Primera Guerra Mundial en su Rumanía natal. Entre sus numerosas amistades se encontraban escritores como Marcel Proust, Tristán Tzara y Edith Wharton.

Fue una mujer muy adelantada a su tiempo que no se contentó con su destino. Supo tomar las riendas de su vida y seguir adelante. Y así es como la retrata Boldini en este bellísimo retrato.

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

El peligro más antiguo del mundo

9 julio, 2009 | Autores, Pinturas | 27 comentarios


Johannes Vermeer
Caballero y dama bebiendo vino. Hacia 1658-60
Óleo sobre lienzo. 66,3 x 76,5 cm
Gemäldegallery. Berlín

Aunque los mensajes en los cuadros de Vermeer suelen ser muy sutiles éste resulta, incluso para los ojos del observador contemporáneo, absolutamente evidente.

Una joven bebe (suponemos que vino) bajo la atenta mirada de un hombre. Él parece impaciente por que apure su copa y sostiene la jarra por el asa (símbolo de que es él quien controla la situación) y todo parece indicar que volverá a llenarla en cuanto ella la deposite sobre la mesa. La expresión de su rostro no parece dejar lugar a dudas en cuanto a sus oscuras intenciones.

Pero Vermeer ha introducido algunos mensajes más en el lienzo. Veámoslos más detenidamente.

Sobre una de las sillas descansa un instrumento musical y sobre la mesa unas partituras. No están ahí al azar: la música en la pintura holandesa se asocia con la sensualidad y el erotismo.

Si observamos al fondo vemos que existe una segunda ventana con la cortina corrida impidiendo la entrada de la luz y oscureciendo ligeramente la estancia. Es una forma de indicarnos que lo que está ocurriendo es algo ilícito que debe permanecer oculto a los ojos de los demás.

La luz entra, sin embargo, a través de una ventana entreabierta en la que aparece representada una alegoría de la Templanza con sus atributos habituales: la escuadra para trazar la rectitud de nuestro camino y las bridas para controlar nuestros sentidos. Esta ventana se sitúa justo en el campo visual de la joven y la luz que deja entrar la ilumina claramente. Ella, sin embargo, parece obviar esta advertencia.

La maravillosa técnica de Vermeer se muestra en cada pequeño rincón del cuadro. Desde el brillo de la copa de cristal a la minuciosa pincelada que ha captado perfectamente el satén del vestido de la muchacha y los nudos del tapete persa que cubre la mesa. Y sobre todo la luz, la mágica luz que irradian todos los cuadros de Vermeer.

Una bellísima forma de advertir a las jóvenes de uno de los mayores peligros que las acechan desde que el mundo existe.

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)