Mes: diciembre 2011

Home / Mes: diciembre 2011

«Se puede vivir sin arte pero no vale la pena.» 
Carlos Echevarría
Retrato del artista. Carlos Echevarría

Una mirada serena y limpia y una mente clara y abierta, amiga de decir siempre lo que piensa, se reflejan en la obra de este artista inconformista  e independiente. Su trabajo nos habla de una ruptura con los convencionalismos y las ideas preconcebidas que, sin embargo, no está reñida con la belleza. Al contrario porque, a través de una paleta casi exclusivamente en blanco y negro, Carlos Echevarría ha creado un universo particular y único donde los objetos cotidianos son mucho más que simplemente eso y donde imágenes con unas connotaciones muy concretas cobran, de repente, una nueva dimensión. Esta es la obra de un artista que, con su trabajo, nos incita a no dar nada por sentado…


Carlos, ¿puedes contarnos, cuándo sentiste que tenías que dedicarte al Arte?

Entiendo que el arte es una de las pocas cosas a la que vale la pena dedicar una vida, te ayuda a entenderla. Se puede vivir sin arte pero no vale la pena.

En tu paleta predominan claramente el blanco y negro, ¿por qué esta predilección?

El color debe estar al servicio de la “obra”. De todas formas en mi trabajo siempre  ha primado la idea, el dibujo, la composición, las texturas. Entiendo que en cada obra has de renunciar y poner el acento en algo.

Hablemos de tu técnica, vemos que trabajas sobre soportes muy variados, así como  que  sueles utilizar objetos cotidianos  ¿Por qué?

Cuando veo un objeto pienso en manipularlo, reciclarlo, en sus posibilidades, tanto a nivel conceptual como plástico. Es una forma de interactuar y reflexionar sobre las cosas que nos rodean, los objetos cuando les despojas de su función cobran otra dimensión que el artista puede utilizar como cualquier otra herramienta para expresarse.

Carlos, cuéntanos en qué estás trabajando actualmente, ¿cuándo verá la luz?

Soy muy ecléctico y a la hora de trabajar siempre tengo abiertas varias líneas de trabajos radicalmente distintas, tanto técnica como conceptualmente, lo que me permite dejar momentáneamente descansar de una obra y pasar a otra sin dejar de trabajar.

Estoy encantado y abierto a que mi trabajo vea la luz en todo momento, enseñarlo y comentarlo aunque no esté terminado, las opiniones y críticas de los demás siempre me resultan positivas, incluso las que entiendo menos fundadas. Quienes estén interesados en conocer mi obra, les invito a que visiten mi página web: www.carlosechevarria.es,

En ella también encontrarán la forma de visitar el showroom y/o contactar conmigo.

***

Lo mejor de trabajar en el mundo del arte es que no importa cuánto estudies, leas o investigues o cuántos museos, exposiciones o galerías visites. Siempre hay nuevas ideas, nuevos conceptos, nuevas interpretaciones que te hacen estar continuamente «desaprendiendo» y «aprendiendo». La obra de Carlos Echevarría es una clara muestra de esta maravillosa cualidad del Arte: no hay nada establecido para siempre y todas las ideas pueden ser adoptadas, desechadas o totalmente transformadas para dar vida a algo radicalmente nuevo. Gracias a artistas como él,  el Arte sigue vivo. 

Muchas gracias, Carlos, por compartir tu obra con nosotros. Te deseamos toda la suerte del mundo con tus nuevos proyectos a los que desde aquí estaremos muy atentos.


Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

Los colores olvidados

9 diciembre, 2011 | Ilustradores, Libros, reseñas | 4 comentarios

Portada del libro Los colores olvidados y otros relatos ilustrados

Carmesina nació en el seno de una familia cualquiera en una ciudad triste de un lugar  poco conocido. Vino al mundo en una mala época: los países iban a la deriva y el ambiente de hastío no era el más indicado para traer niños al mundo. Tal era el desaliento que sin saber cómo ni por qué hasta los colores empezaron a desaparecer, dejándolo todo de un gris frío e impersonal. 
Así arranca un libro maravilloso que para mí  ha sido todo un descubrimiento «Los colores olvidados y otros relatos ilustrados».  A través de sus páginas descubrimos una realidad muy cercana a la nuestra en un mundo muy parecido al nuestro pero donde, sin embargo, tiene lugar la Magia. De la mano de unos personajes extraordinarios como el Gato Negro, el Salero, el niño indio, el invencible Chew Wang o Él y Ella nos nos adentramos en sus entrañables historias que son también las historias de muchos de nosotros. Con ellos viviremos la soledad, la tristeza, el desconsuelo pero también la alegría, la amistad, el compañerismo y la inmensa felicidad de encontrarnos a nosotros mismos. Porque Los colores olvidados es un libro para niños y adolescentes que ellos sabrán disfrutar y apreciar pero también, y no en menor medida, es un libro para niños ya crecidos de todas las edades.
El texto de la autora Silvia G. Guirado es sencillamente irresistible. Imposible dejar una sola de las historias a medias, ¿cómo cerrar el libro sin llegar a saber si Gato Negro descubre el secreto de la Mala Suerte o cuál es el destino que espera a una milenaria tribu india cuyos miembros han caído víctimas de una terrible enfermedad? Silvia escribe con un lenguaje claro y directo pero, para el lector atento queda claro desde las primeras líneas que cada palabra ha sido elegida meticulosamente. Porque detrás de cada palabra hay muchos significados y por eso, en las historias de Silvia hay muchas historias que se leen entre líneas. Disfrutaremos sin duda, con las vivencias de todos nuestros personajes pero, sobre todo, nos identificaremos, creceremos y aprenderemos con ellos. 
Las ilustraciones, realizadas por David García Forés, Desiree Arancibia y Marta García con la colaboración especial de Claudia Blin, son, sobra decirlo, espectaculares y como para muestra un botón sólo tenéis que echarle un vistazo a las que acompañan esta entrada. La expresividad de las figuras, la belleza del colorido y la elegancia de las composiciones nos hablan de artistas con un gran talento, a la altura de otros grandes de la ilustración contemporánea como Lacombe o Dautremer. La belleza de cada página es, sencillamente, un regalo para los amantes de las cosas hermosas. 
El libro es el resultado de un interesante proyecto realizado por PLAY ATTITUDE. Profesionales que en un momento dado de sus vidas, decidieron hacer lo que les gustaba y seguir su pasión y ahora hacen   posible que ideas como Los colores olvidados salgan a la luz. Siguiendo su filosofía el libro ha sido realizado con tintas vegetales y papel reciclado y el 10% del precio irá destinado a al ONGD Educación sin Fronteras. 

Hay mucho de cada uno de nosotros en los inolvidables personajes que habitan en las páginas de Los colores olvidados. De los niños que fuimos, de las personas en que soñamos con convertirnos y de los supervivientes que hemos llegado hasta aquí. Si deseas comprobarlo no tienes más que sumergirte entre sus historias y…disfrutar.
N. Para descubrir un poco más de Los colores olvidados y otros relatos os animo a visitar su completa página web donde podréis descubrir  tesoros como el make of, acceder a los dibujos preparatorios de las ilustraciones, leer un extracto del libro  y descargar sus originales fondos de escritorio (también para iphone). También existe disponible una visión para ipad. 
Por cierto, el Gato Negro es un compañero blogger cuyas andanzas podéis seguir aquí 😉
El libro puede ser adquirido en las librerías y también, más cómodamente, a través de su tienda on line.

¡Feliz fin de semana!



Los Colores Olvidados from Play Cr
eatividad
on Vimeo.


Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

La última Anunciación de Caravaggio

8 diciembre, 2011 | Autores, Pinturas | No hay comentarios

Michel Angelo Merisi da Caravaggio
Anunciación. 1608-1609
Óleo sobre lienzo. 285 x 205 cm

Musée de Beaux Arts. Nancy

Entre 1608 y 1609 Caravaggio realizó esta absolutamente espectacular Anunciación, una de sus últimas obras. 
En ella aparecen todos los elementos iconográficos tradicionales como el ramo de azucena que simboliza la pureza de María o su ropaje rojo y azul, símbolos del cielo y de La Tierra y que por lo tanto la identifican como la mediadora entre los hombres y Dios. 
Sin embargo, y como no podía ser de otra manera en la última etapa de Caravaggio, la interpretación del tema es tremendamente atrevida. Mientras que en otras anunciaciones de la época y anteriores, más convencionales,  La Virgen aparece sentada leyendo cuando recibe la visita del arcángel Gabriel, en este caso es presentada en el suelo, acurrucada y temerosa, aceptando con resignación la misión que se le comunica. 
Tampoco el ángel responde a los arquetipos habituales. Caravaggio nos lo presenta de espaldas a nosotros, suspendido en el aire, procedente de «nuestro espacio», el plano físico en que nos encontramos los espectadores, rompiendo de esta forma la separación entre ambos mundos e «introduciéndonos» en la pintura. Este recurso llegaría a ser muy habitual en el Barroco pero es Caravaggio uno de sus principales precursores. También es en la figura del ángel donde podemos apreciar la luz que crea ese gran contraste lumínico, el soberbio chiaroscuro del genial maestro. 
Caravaggio no lo sabía pero cuando realizó esta obra no le quedaba mucho tiempo de vida. Poco después embarca desde Nápoles con destino a Roma donde, según los rumores su situación había mejorado y tenía partidarios que podían interceder a su favor para conseguir el indulto del Papa. En su camino sin embargo, la muerte le encontraría (probablemente en Puerto Ercole, aunque no lo sabemos con seguridad) en extrañas circunstancias que aún no han sido resueltas. Apenas tres días después de su fallecimiento llegó una misiva del Papa en la que se le comunicaba el indulto. 
Os deseo un muy feliz día, especialmente  a todas las Conchas, Inmas e Inmaculadas 🙂 
Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

Un matrimonio de conveniencia

5 diciembre, 2011 | Autores, Pinturas | 3 comentarios

Thomas Gainsborough
Retrato del matrimonio Andrews. 1749
Óleo sobre lienzo. 70 x 119 cm
National Gallery. Londres.

El 10 de noviembre de 1748 Robert Andrews contrajo matrimonio con Mary Frances Carter. Él tenía 22 años y ella 16. Thomas Gainsborough, el artista, tenía 21 años y también se había casado muy recientemente, aunque bajo condiciones muy diferentes a las de la aristocrática pareja que nos contempla desde el lienzo. 
Gainsborough había nacido en una familia de 8 hermanos cuyo padre dirigía una más bien modesta fábrica de manufactura textil. A los 13 años, muy probablemente con la ayuda de algún protector desconocido, es enviado a Londres como aprendiz de pintor. De allí regresaría a su tierra natal, muy cercana a las tierras que poseían los Andrews, y muy pronto comenzarían a lloverle los encargos. El retrato del joven matrimonio es uno de los primeros de su carrera. Más adelante se convertiría en uno de los artistas más importantes del país y retrataría a nobles, diplomáticos y amantes de la realeza pero para eso aún quedaba mucho tiempo en el momento en que realiza esta obra. 
La composición del lienzo es tremendamente audaz para la época. Deja a un lado a la pareja y utiliza toda la segunda mitad de lienzo para recrear el paisaje. No es casual. Por una parte probablemente quiere resaltar la importancia de las tierras de las que el matrimonio Andrews es propietario y cuyo arrendamiento les proporciona una renta que les permite vivir muy holgadamente. Por otra, Thomas 
Gainsboroug sentía desde su infancia una inclinación muy especial por los paisajes que, sin embargo, decide no continuar ya que en este momento se considera un género inferior, escandalosamente mal pagado. No obstante esta es la única vez en que Gainsborough hace este uso del paisaje, jamás en su carrera volverá a concederle tanta importancia como a sus modelos lo que nos confirma que, con total seguridad, el resultado no gustó. 
El retrato fue realizado en el verano de 1749, unos meses después de la boda de los jóvenes. Mucha de la simbología del lienzo hace alusión a la reciente unión y la esperanza de descendencia. Las espigas maduras, por ejemplo (en primer plano a la derecha) son un claro signo de fecundidad. También en la mitad derecha encontramos un pequeño árbol que crece franqueado por otros dos que lo protejen. El perro suele asociarse tradicionalmente a la fidelidad que se supone uno de los pilares fundamentales del matrimonio.  Algunos historiadores del arte han apuntado que la escopeta sostenida por Robert y el pájaro que Mary Frances sostiene en su regazo (apenas esbozado con unas pinceladas) pueden ser una sutil referencia erótica. Robert se apoya con firmeza sobre las raíces de un inmenso roble, árbol que en la iconografía tradicional europea simboliza tradición, permanencia y eternidad. 
Robert fue un propietario diligente que se dedicó con entusiasmo al cuidado de sus tierras y a la gestión del patrimonio de su familia. No es de extrañar que posara orgulloso junto a su bonita esposa mostrando la riqueza de sus tierras. Tambíén su esposa parece satisfecha con su nueva posición de mujer casada. Su enlace, sin embargo, había sido acordado por las familias de ambos como era habitual en la época, atendiendo a aspectos casi estrictamente económicos. El amor no jugaba ningún papel. Aunque si creemos lo que veían los ojos de Gainsborough, que durante toda su vida se afanó por plasmar en sus retratos el alma de sus modelos, probablemente ambos eran muy afines y disfrutaron de una agradable vida conyugal hasta el fallecimiento de ella, 26 años antes que el de su esposo. Juntos tuvieron 8 hijos.
¡Feliz comienzo de semana y buen puente para aquellos que lo estéis disfrutando! 🙂

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

La artista Masu Cirujano expondrá su obra del 5 al 11 de diciembre en La Casa de La Cultura en Miraflores de la Sierra (Madrid). Personalmente me recuerda mucho a Pollock, Rothco y otros artistas del expresionismo abstracto americano pero revisados a través de una mirada personalísima y femenina. Todo un reto.
También podéis ver su trabajo en la Galería de Arte Pers Polis hasta el próximo día 24 de diciembre. 
Masu nos mostrará su obra muy pronto en La Página Escondida pero si queréis ir descubriendo su obra nos os perdáis esta oportunidad. Estoy segura de que os encantará.
Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)