5 razones para no comprar obras de arte, antigüedades ni coleccionables en Internet

ACTUALIZACIÓN IMPORTANTE: A raíz de las opiniones publicadas en los comentarios sobre el portal de subastas Catawiki, me gustaría aclarar que esta entrada no era para hablar sobre Catawiki en concreto, si no sobre plataformas intermediarias en general.

No obstante, el hecho de que todos los comentarios negativos recibidos sean sobre Catawiki no deja de ser altamente significativo.

***

Anteriormente en el blog hemos visto por qué no es conveniente vender obras de arte en Internet. En esta nueva entrada vamos a posicionarnos del lado del comprador y vamos a analizar por qué tampoco es una buena idea adquirir este tipo de piezas online.

Aclararemos en primer lugar que nos referimos únicamente a la compra a través de plataformas intermediarias, en ningún caso a las casas de subastas tradicionales, galerías o artistas que venden directamente a través de su propio canal online.

Veamos estas razones una a una.

1. No sabes lo que estás comprando

Tan simple como eso. Nada te garantiza que la obra, antigüedad o joya que estás viendo en la foto y por la que vas a pagar una bonita cantidad de dinero sea lo que vas a recibir. Una incidencia frecuente en este tipo de plataformas es que el objeto enviado no se corresponde con la descripción ni con las fotografías, de forma que el comprador se lleva una gran decepción cuando lo recibe en casa.

Por ejemplo, a menudo se describen como «litografías» obras que son meros «off – sets» y se ofrecen a cientos de euros como originales reproducciones que no soportarían un sencillo examen con lupa.

2. No puedes desistir de la compra

Enlazando con el motivo anterior, si estás descontento con la compra, tendrás que conformarte con ella. En realidad, esto no debería ser así, ya que existe una directriz europea que se aplica en todos los Estados miembros de la Unión Europea y que en España se concretó en la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio electrónico. Dicha directiva establece claramente que el comprador dispone de 14 días naturales para desistir de una compra realizada a través de Internet a contar desde que recibe el objeto, sin necesidad de alegar motivo alguno.

Sin embargo, dicha directiva no menciona expresamente a las plataformas intermediarias online, de forma que estas empresas se aprovechan de este vacío legal para incumplir esta exigencia impunemente. Así que si quieres devolver el objeto, te «invitarán» a que contactes con el vendedor y llegues a un acuerdo con él.

Ahora bien, el vendedor sólo está obligado a aceptar la devolución si está registrado en la plataforma como vendedor profesional (otra cosa es que lo haga). Si es un vendedor particular podrá negarse abiertamente sin incumplir ninguna ley.

La experiencia me ha enseñado que una vez que el vendedor ha recibido su dinero y la plataforma sus comisiones (tanto la del vendedor como la del comprador), las quejas del comprador final son, sencillamente, ignoradas.

Te resta, eso sí, el derecho a pataleta y a valorar negativamente al vendedor, pero te quedas con el objeto que has comprado, aunque no sea lo que te decían que era. Y sin tu dinero.

De todas formas, si éste es tu caso y te apetece no quedarte con los brazos cruzados ante tal injusticia, aquí tienes los pasos a seguir para interponer una denuncia. 

Si lo que has comprado es una falsificación, el vendedor puede estar incurriendo en un posible delito de estafa y en tal caso, se abre la vía penal.

Pero, ¿realmente quieres arriesgarte a pasar por todo esto?

3. No tienes ninguna garantía de autenticidad, antigüedad ni procedencia

Mientras que en los canales tradicionales, cuentas con la garantía del profesional que arriesga su prestigio y su nombre en cada venta (y que está obligado a aceptar devoluciones), en estas plataformas compras a ciegas, basándote en las meras descripciones del propio vendedor.

Incluso en las plataformas que dicen contar con expertos, no todos ellos poseen el conocimiento y experiencia necesarios para poder valorar, datar o, simplemente, detectar una falsificación a través de fotografías.

La procedencia es un asunto especialmente peliagudo con importantes implicaciones legales. Como compradores, debemos exigir todas las garantías de que la obra tiene una procedencia legítima y no ha sido obtenida ilegalmente. De otra forma, podemos acarrearnos no pocos problemas en el futuro.

Sé especialmente exigente con: piezas arqueológicas (certificado de procedencia de origen y licencias de exportación expedidas por el país de origen), joyas (las piedras preciosas deberían ir acompañadas de un certificado gemológico expedido por un laboratorio de reconocido prestigio y precintadas en una bolsa de dicho laboratorio. Aunque esto rara vez se cumple) y obras de artistas con numerosas falsificaciones en el mercado como Warhol, Keith Haring, Miró o Chagall, por nombrar algunos.

4. Cuidado con los «costes ocultos»

Para atraer al mayor número de compradores posibles, estas plataformas fuerzan al vendedor a vender por debajo de los precios de mercado (como comentábamos en esta otra entrada). Así que cuando visitas estas webs verás precios muy atractivos que te incitarán a comprar. Ahora bien, antes de hacerlo, asegúrate de que conoces todos los gastos que deberás sumar al precio del objeto. Estos gastos son variables según cada plataforma, pero he aquí los más comunes:

  1. Comisión del comprador. Suele estar entre un 4% y un 10%.
  2. Costes de transporte.
  3. Impuestos.
  4. Aduanas. Si el vendedor está fuera de la UE es posible que haya que tengas que pagar también las tasas de aduanas (esto depende del país de origen de la venta).

Teniendo todos estos costes adicionales en cuenta, vuelve a sopesar si el objeto que has visto es realmente tan «barato» como te había parecido anteriormente. Suma, además, el riesgo que implica que se trate de una falsificación, un objeto de procedencia ilegal o que se destroce durante el transporte.

5. Adiós, dinero

Además de todos los riesgos que asumes, tienes que pagar  por adelantado un objeto que aún no has visto y de cuya autenticidad y calidad no tienes ninguna garantía. Este único motivo es para mí un  «no – go» insalvable. Todas las compras por Internet se pagan por adelantado, pero siempre tienes la confianza en que si el objeto adquirido no te interesa, tienes 14 días para devolverlo, sin más. Aquí, sin embargo, estás entregando tu dinero a cambio de una promesa indefinida y lo estás haciendo bajo un horizonte lleno de nubarrones…

Conclusión

Estas plataformas son excelentes para descubrir profesionales con quienes puedes contactar directamente, contando así con todas las garantías que te ofrecen y sin tener que pagar comisiones adicionales. Muchos, además, tienen su propia tienda online, como es el caso de la mayoría de las casas de subastas.

Pero pagar el mismo precio final que puedes conseguir en cualquier galería, tienda de antigüedades o casa de subastas tradicional, a cambio de ningún servicio adicional real  no es, a todas luces, una opción inteligente.

22 Comments

  • Anónimo
    Hola Ana. He comprado una obra en Catawiki que resulta que es falsa. En Catawiki (ya te puedes imaginar mi opinión sobre Catawiki) se lavan las manos. ¿Qué puedo hacer? Gracias de antemano.
    • Ana Trigo
      Hola. Pues si realmente la obra que has comprado es falsa, el vendedor puede estar incurriendo en un posible delito de estafa y Catawiki (o cualquier otra plataforma intermediaria), no debería, en ningún caso, "lavarse las manos" (otra cosa es que lo haga). En función de la cuantía de la obra, valora si te compensa ponerte en manos de un buen abogado o denunciar directamente si realmente crees que se está cometiendo un delito. Otra opción intermedia es denunciar ante la OCU. Como ves, no hay una solución sencilla... Suerte.
  • Jorge
    Yo también me sumo a opinar sobre Catawiki, son unos gitanos, siempre ganan ellos, lo sé por experiencia propia. Lo bueno es que los vendedores suelen vender con el nombre de su tienda, así que basta con buscarlos en Google y comprarles directamente. Te ahorras la comisión y todo es más fácil y rápido. Además, están en bancarrota, llevan tiempo echando a un montón de gente y ya no hacen nada de publicidad, por eso no venden nada y la gente se pira. Normal, porque hay opciones mucho mejores como Todocolección o Ebay, con mejor trato y más variedad de artículos.
    • Ana Trigo
      Hola Jorge, muchas gracias por compartir tu opinión sobre Catawiki. Debo insistir en que la entrada no era sobre en Catawiki específicamente, sino sobre plataformas de subastas en general. Pero bueno, siguen acumulando opiniones negativas, supongo que hacía falta un foro sobre el tema subastas en Catawiki :) Gracias de nuevo, un saludo.
  • Anónimo
    Hola Ana. Hace algún tiempo compré unas monedas antiguas en Catawiki y al intentar venderlas, me han dicho que son falsas. He contactado con Catawiki pero me dan la callada por respuesta y no sé qué hacer. Me gasté una cantidad de dinero considerable así que estoy planteándome demandarles. Sinceramente, espero que los rumores de quiebra sean verdad porque me siento estafado.
    • Ana Trigo
      Pues seguimos para bingo con las subastas de Catawiki. Mi respuesta es la misma que en el comentario anterior. Las monedas y otros coleccionables son especialmente sensibles a las falsificaciones. Siempre recomiendo a mis clientes que jamás compren en Internet este tipo de piezas y que, en todo caso, si no son expertos, cuenten con uno que les pueda asesorar antes de la compra. Lo mismo para joyas y relojes, mejor asegurarse antes que arrepentirse. ¡Y siempre comprar de un profesional que nos ofrezca todas las garantías!
  • Paco
    Totalmente de acuerdo con las otras opiniones de Catawiki. Tengo compañeros que la usan para colocar falsificaciones, desde joyas a pinturas pasando por monedas y relojes. Los supuestos expertos son muy pesados con tonterías como la calidad de las fotos, pero se las cuelan como ruedas de molino. Cada vez venden menos de todas formas, no me extraña que estén en bancarrota. Yo no me acerco ni con un palo.
    • Lluis
      Son un desastre los de Catawiki. Como son holandeses, los impuestos se van fuera de España. No entiendo cómo la gente confía en empresas así, con las alternativas tan profesionales que hay en España. Yo compré hace tiempo una escultura y después de un mes de realizar el pago el vendedor canceló la venta. Me las vi y me las deseé para recuperar mi dinero y desde Catawiki ni una disculpa, ni una explicación. Desde entonces les hice la cruz y no me sorprende que les vaya mal, lógico.
      • Ana Trigo
        Hola Lluís, vaya trato a los compradores de Catawiki. El trato a los vendedores no es mucho mejor a juzgar por los otros comentarios y por mi propia experiencia, así que bueno. No es de extrañar que les vaya mal, no. Gracias por tu opinión, un saludo y suerte.
    • Ana Trigo
      Hola Paco, basta con echar un vistazo a las subastas de Catawiki para ver que tienes toda la razón :( Es una pena lo desprotegidos que están los compradores que se fíen de las descripciones. En fin...
  • Yomismo
    Catawiki es lo peor. La gente que vende bien es porque vende basura que no son capaces de colocar en ningún otro sitio y allí se las aceptan. En arte sobre todo es de risa, vaya nivel, Maribel. Y en coches ni te cuento. Allá cada uno, oye, pero hay que ser muy paleto para comprar en Catawiki. Muy buen artículo, Ana. Y muy valiente.
    • Ana Trigo
      Pues seguimos acumulando opiniones sobre subastas Catawiki :) Gracias a ti, por compartir tu experiencia y por tus amables palabras. Está claro que hacía falta un foro así para poder opinar libremente, es increíble el tráfico que está generando esta entrada.
  • Marc
    Hola Ana, he comprado algunas obras de arte en Catawiki y en una tienda de antigüedades me han dicho que son todas falsas. He contactado con ellos, pero me dicen que ya no se pueden descambiar. ¿Me puedes ayudar? ¿Qué puedo hacer? Me he gastado un dinero importante.
    • Ana Trigo
      Hola Marc, perdona, que se me había pasado tu comentario. Pues lee bien el artículo, en él doy algunas claves de cómo puedes defenderte y reclamar. Básicamente, si te han dado gato por liebre, puede ser que se esté cometiendo un posible delito de estafa (vender una falsificación como obra auténtica es un delito que puedes llevar a la jurisdicción penal) cometido por el vendedor y Catawiki no debería mirar hacia otro lado... busca un buen abogado y suerte.
  • Miguel A.
    Hola Ana. He llegado a tu página y concretamente a esta entrada precisamente buscando lo que no pretendías, que era un foro de opiniones sobre Catawiki. Tras leer atentamente tus reflexiones y los comentarios que te han dejado, he pensado que quizá te interesara conocer mi experiencia, por pura curiosidad. Yo tengo una galería en internet a través de la que represento a artistas españoles del mundo del cómic, y no pongo el nombre para que no parezca que dejo el comentario por hacer promoción. Sé que si no se está metido en ese mundillo suena extraño o a poca cosa pero es un mundo idéntico al del arte “serio” Soy vendedor en Catawiki, y estoy totalmente de acuerdo en todo lo que dices, es decir, yo mismo desaconsejo encarecidamente comprar en Catawiki, aunque suene a paradoja. Yo sé que no vendo falsificaciones, pero absolutamente todo lo que has escrito de Catawiki es la pura realidad: No tienes seguridad de lo que estás comprando, los expertos por un lado no tienen ni idea de lo que hacen, y aunque la tengan, es imposible asegurar nada a partir de fotografías. ¡A veces es difícil hasta si lo tienes en la mano! Yo mismo veo por un lado cantidad de cosas que no son lo que dicen ser a la venta semana tras semana, y si yo las veo, y mucha otra gente con la que hablo, qué no debería ver un “experto” que trabaja para ellos. Eso, sumado a muchas conductas sospechosas en sus subastas, como que los artículos suben misteriosamente hasta los precios de reserva y ahí se quedan, artículos que aparecen semana tras semana, piezas que se venden varias veces en diferentes webs… hace que me parezca un lugar terrible para comprar. Entonces, ¿por qué vendo ahí? En resumen. El primer mes conseguí unos precios espectaculares, tan buenos que merecía la pena obviar las injusticias y excentricidades de los subastadores. Rápidamente los precios dejaron de ser tan buenos y pasaron a ser normales, y un tiempo después ya fueron tan malos que dejé de vender durante un tiempo. Tras analizar todos los datos llegué a una conclusión: El público de Catawiki no es coleccionista habitual, no tiene mucha idea de lo que compra, se fía de los expertos, y no conoce el mercado, al menos del campo en el que me muevo, y no compra en otros sitios. Mi actividad en este sitio ahora es ocasional, y se reduce a piezas menores que en otros sitios no se venderían por carecer de interés, pero que en Catawiki siempre se venden aunque sea a precio bajo. El comentario ha quedado algo largo y quizá no haya aportado nada nuevo salvo una reiteración de lo que ya ha quedado explicado antes, pero espero que haya sido de interés. Gracias por tu atención.
    • Ana Trigo
      Hola Miguel A. Antes que nada, muchas gracias por tu comentario, me parece sumamente interesante y nos da una visión más profunda del funcionamiento de esta plataforma en concreto. Yo no entiendo del sector del cómic (ya me gustaría, me encantaría aprender), pero veo que se repiten los mismos problemas que surgen en arte, antigüedades y joyas, campos en los que sí que me muevo muy cómodamente. Es una pena, porque la idea es buena, pero al final, existe una gran indefensión, tanto para el vendedor como para el comprador, y la única que gana siempre es la plataforma, que cobra su comisión a costa de las pérdidas económicas del vendedor o el artista y de la frustración del comprador. ¡Gracias de nuevo! Y si quieres añadir el nombre de tu galería, por mí encantada. Curiosamente esta entrada y su análoga "5 razones para no vender obras de arte en Internet" reciben miles de visitas cada semana :) ¡Un saludo!
  • Antón
    Hola Ana. Me sumo al comentario anterior, yo también soy vendedor de Catawiki, aunque ya solo les meto algo esporádicamente, cuando me compensa y aun así. Coincido en todos los puntos de tu artículo más en lo que comenta Miguel. En mi caso, tengo una galería de arte contemporáneo y represento a artistas emergentes. La subastadora española, de cuyo nombre prefiero no acordarme, me fuerza a sacar obras de mis artistas por un euro, cosa a lo que, por supuesto, me niego. Lo peor es que al enviar una obra ya estás aceptando el precio que te ponen, lo que no creo que sea ni legal... en fin, que sin querer estuve vendiendo obras de mi gente a un euro, imagínate...Tuve que pujar yo mismo para que no se malvendieran. De todas formas, ya no venden nada, se ve que han retirado toda la publicidad porque he oído que están al borde del cierre. Antes tenían hasta un anuncio en la tele, ahora nada. En fin, gracias por tu artículo y te animo a escribir más en la misma línea para ayudar a gente que no sabe dónde se mete.
    • Ana Trigo
      Hola Antón. Muchas gracias por compartir también tu opinión sobre Catawiki (siguen sin aparecer otras plataformas, en fin, supongo que por algo será). Lo de vender obras de arte por un euro me sigue alucinando, por mucho que sean de artistas emergentes, me parece una falta de respeto y de conocimiento brutal. ¡Si solo el soporte vale mucho más! Siento que tuvieras que pujar por tus propias obras, pero entiendo la catástrofe que habría sido que tus artistas vendieran por un precio ridículo. Están las cosas como para tirar los precios. ¡Suerte con todo y un abrazo!
  • Maria José
    Hola Ana. Es la primera vez que comento en tu blog, aunque te sigo desde hace años y me encanta. Me he animado a participar al hilo de todos los comentarios sobre Catawiki. No sé si conoces al artista valenciano Vinz, hace un tiempo Catawiki vendió muchas obras falsas suyas hasta que él se dio cuenta y denunció. Eran copias mal hechas fáciles de detectar, pero al subastador se la colaron pero bien. O vete tú a saber... Estoy segura de que habrá la tira de casos parecidos que no salen en las noticias o que nunca se descubren. Te dejo el enlace https://www.levante-emv.com/cultura/2017/10/12/falsificacion-llega-arte-urbano/1626808.html
    • Ana Trigo
      Hola María José. Muchas gracias por animarte a comentar y, sobre todo, por seguirme todos estos años :-) En cuanto a tu comentario, conozco al artista y conozco el caso. Lo más lamentable aquí es que las falsificaciones eran tan malas que no sé cómo pudieron convencer al supuesto "experto", si hasta el sello estaba mal hecho. Habría bastado con compararlo con un original para detectar el fallo y siempre, ante la duda, podría haber consultado directamente al artista. Lo peor es que leo en el artículo que fue el propio Vinz quien tuvo que "convencer" a Catawiki de que esas obras no eran suyas. El mundo al revés, vamos. En fin, surrealista como mínimo. Lo malo es que si se les colaron imitaciones tan burdas, es muy posible que se les cuelen otras no tan obvias... lo que nos lleva de nuevo a la indefensión del comprador y del artista.
  • Sampo
    Hola Ana. Yo también hace tiempo que te sigo y estoy pendiente de este hilo desde que escribiste el artículo. Yo soy artista, no es que sea famoso ni que mis obras se vendan por miles de euros, pero no me va mal. Vendo en sitios como Saatchi y Setdart y mis obras se venden en torno a 700 y 1.200 euros. Con esto te quiero decir que tengo experiencia y sé cómo funciona esto. Pues bien, hará algo más de un año les mandé a Catawiki algunas de mis mejores obras, las más recientes. Cuál no sería mi sorpresa cuando la subastadora de arte contemporáneo español me dijo que solo lo podía poner a la venta por debajo de 75 euros. ¡75 euros, te lo puedes creer! Como dices en otro comentario que te he leído, solo el soporte valía mucho más. Y no solo fue eso, sino la poca educación con que me lo dijo, me sentí maltratado, humillado incluso. Lo peor de todo es que durante unas semanas estuve hecho polvo, pensando que mi trabajo no valía, que no era bueno y no pude crear nada. Me costó mucho reponerme y volver al trabajo. Me han servido mucho estos comentarios de otras personas para ver que no soy el único al que han despreciado y que los subastadores no son grandes expertos de arte precisamente, aunque se den esos aires de grandeza con los artistas más humildes.
    • Ana Trigo
      Hola Sampo. Muchas gracias por compartir tu experiencia con Catawiki (seguimos para bingo :) En primer lugar, siento mucho que el comentario de la subastadora y sus modales te afectaran tanto, pero me alegro de que finalmente lo superaras y volvieras al trabajo, sé que a veces no es fácil y comprendo por lo que tuviste que pasar. En segundo lugar, me parece ridícula la salida de una obra de arte por 1€, incluso si la calidad fuera horrible, y estoy segura de que si vendes en otras plataformas no lo es en absoluto. En obras de poca o nula calidad, el estándar es hacer la valoración sobre el soporte y materiales usados, que rara vez está por debajo de ese precio. Y, finalmente, que esa persona decidiera que tu obra valía menos de 75 euros no quiere decir que no sea buena ni que no tenga calidad estética o técnica, solo quiere decir que, muy probablemente, ella carecía de la experiencia, conocimientos y sensibilidad suficientes para apreciarla y tasarla convenientemente. Además, teniendo en cuenta la calidad general de las obras que se venden en Catawiki, francamente, creo que sin saberlo, te estaban haciendo un favor ;-) Un abrazo y mucha suerte con tus ventas.

Leave a comment