Cómo se analiza una obra

garofaniTasar (poner precio) a una pieza es una de las cuestiones más difíciles y delicadas a las que nos enfrentamos cada día los profesionales del arte.

En una tasación intervienen una infinidad de factores de muy diferente índole, combinarlos, sopesarlos y atribuir a cada uno de ellos el peso que merece nos permitirá determinar un valor y, finalmente, aventurar una cifra. Es un proceso complicado en el que además de nuestros conocimientos utilizamos una serie de herramientas (catálogos, listas de precios, etc.) que no siempre están al alcance del gran público.

Una tasación por debajo del valor real de la pieza nos hará perder dinero y otra por encima del mismo evitará que la obra se venda. Para una buena tasación siempre es recomendable acudir a un profesional experto que sabrá hacerlo de la forma más adecuada para que nuestra obra reciba en el mercado el precio que realmente merece.

Si diferenciamos qué valores son los que aumentan o disminuyen el precio de venta de una obra seremos capaces de reconocerlos en una pieza para calcular una posible revalorización y, al mismo tiempo, detectaremos la falta de estos mismos valores en una mala pieza ayudándonos a descartarla desde el primer momento.