Categoría: Artistas femeninas

Home / Categoría: Artistas femeninas

“Hace falta que todo el mundo se entere, que todo el mundo participe, que se convierta en un solo lamento. El arte tiene que expresar el desconsuelo generalizado, tenemos que manifestarnos.”
San Martín de Badía
 ¿Es posible crear Arte interactuando con la Naturaleza? ¿Es posible comunicar sensaciones, belleza, expresividad a través de la acción humana sobre el entorno? Y sobre todo, ¿es posible hacerlo sin dañar el ecosistema natural y sin que éste sufra por nuestra intervención? 
Indagando en estas cuestiones surge el concurso internacional SMACH, en el que la artista Olga Schäfer (ADAdripping) ha sido seleccionada para participar con su propuesta “Renacer de las cenizas”. Junto a otros 11 participantes, durante los días del 1 al 8 junio, Olga participará en un retiro muy especial en un lugar absolutamente privilegiado, San Martín de Badía, al norte de Italia, en la parte sur del Tirol. Una semana durante la cual los artistas desarrollarán su obra, en uno de los lugares más especiales del planeta, rodeados de montañas milenarias, en constante contacto con la Naturaleza, fundiéndose y “trabajando” con ella pero siempre desde el imprescindible enfoque del respeto hacia ésta. 
La artista
El respeto a la Naturaleza no es un concepto nuevo para ADAdripping, el pseudónimo tras el que encontramos a Olga Schäfer, una artista con una clara y marcada conciencia social. La obra de esta joven creadora es tan variada como sorprendente por su calidad y su belleza estética. Pintura, performance, action painting e instalación forman parte del amplio portfolio de esta gran artista inquieta e inconformista que también desarrolla su trabajo en la labor de investigación de la reutilización de la Arquitectura y que tiene un fuerte compromiso social con el mundo que la rodea.
 “Renacer de las cenizas”
 Su trabajo nunca deja indiferente al espectador, más bien al contrario, el espectador forma parte de él, interactuando, tomando partido de forma activa, siendo conmovido en lo más profundo de su espiritualidad. Una característica básica pues entendemos que el Arte no debe basarse sólo en la formación académica recibida sino que debe ir más allá, y lograr “remover” el alma del espectador quien, en ese mismo deja de serlo para transformarse en parte de la obra en sí.
“Il Corno”. Lugar donde se alzará “Renacer de las cenizas”
Olga, que se define a sí misma como una estudiante incansable, posee una formación académica tan sólida y amplia que es por sí misma un aval de su excelente técnica. Licenciada en Arquitectura por la Universidad Nacional de Colombia y en Artes Plásticas por la Universidad de Antioquía, ha expuesto en Estados Unidos, Italia, Colombia y España y ha trabajado con diversas galerías. 
Tras esta artista multidisciplinar y polifacética se encuentra una mujer, trabajadora infatigable que, sin embargo, tiene muy claras sus prioridades vitales: “Parece demasiado, para una persona, pero lo hago poco a poco, a lo mejor dejo de pintar durante meses, porque me ha surgido un proyecto de investigación en arquitectura y cuando lo culmine o entremedio, haré una instalación o seguiré pintando. La vida es corta y son demasiadas ilusiones e ideas. Lo más importante es que mi obra o trabajo, me guste, me satisfaga, me transmita, todo lo demás llega.”
 El Proyecto
“Renacer de las cenizas,” la obra con la que Olga participa en el proyecto y que ha sido seleccionada de entre cientos de candidatas, surge como una reacción a la crisis global en la que estamos inmersos y que no sólo abarca tantos aspectos como el económico, energético, de valores…De esta forma el arte se convierte en canal de expresión y denuncia, reivindicando el papel social que siempre le ha correspondido. 
Como dice Olga Schäfer “Hace falta que nos pronunciemos ante la desazón vivida, ante la incertidumbre del futuro, hace falta imaginación…no importan las consecuencias”. El Arte debe actuar como una especie de canal que ayude a transmitir el desconsuelo que estamos viviendo en este momento histórico. 
Proyecto «Renacer de las cenizas»
Esta obra, “Renacer de las cenizas”, como otros trabajos de la artista, requiere la participación e intervención del espectador, justo desde su inicio, para poder hacerla realidad. Se requerirá el traslado de la materia prima hasta el lugar donde tendrá lugar su emplazamiento, un lugar llamado “Il Corno” (El Cuerno) de una belleza inigualable. 
Como si se tratara de un ritual milenario. Como explica la artista, metafóricamente se podría relacionar con la acción que realizan los pájaros al hacer su nido. La obra estará in situ, desde junio hasta septiembre de 2013, cuando finalice la exposición, se quemará el gran nido-bide, generando una gran ll
amarada, como referencia al Ave Fénix, que renace de sus cenizas, como símbolo de la esperanza en un futuro sostenible. 
 Quizás el fuego arrase, purificador, trayendo con su fuerza la posibilidad de un mañana en armonía con el planeta y, sobre todo, con nosotros mismos.
Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

Ya estoy viviendo mi gran sueño, seguir disfrutando del arte y del mar como hasta ahora.
Autorretrato de la artista

I’m Art 01

I’m Art 02

Mundo interior

Partes del todo

Sueños 01

Sueños 02

Sueños 03

Dreams in red 01

Dreams in red 02

Sueños 04

Frase hecha con luz
A pesar de su juventud, Lorena Etxabe, la artista que hoy nos visita en La Pá
gina Escondida
, sorprende. Sorprende por la intensidad de su trabajo y por la claridad de sus ideas. Posee la confianza propia de aquellos que aman su trabajo y se siente orgullosa de haberse dedicado al mundo del Arte. Lorena nos cuenta que su ciudad favorita es Roma, que su otra gran pasión es el mar y que de pequeña soñaba con ser bióloga marina para estar siempre en contacto con ese mismo mar insondable y misterioso que aún hoy la sigue fascinando. La noche es para ella un momento mágico y muy especial, no en vano ésta tiene una fuerte presencia en su trabajo y quizás por eso la luz tiene una importancia fundamental en el desarrollo de su obra. La sinceridad, la humildad y la honestidad son cualidades muy preciadas para Lorena, quien se define a sí misma como soñadora, luchadora y trabajadora y cuyo nombre artístico, Anerol, es su nombre leído al revés.
Lorena, cuando tienes clara tu vocación el siguiente paso es formarte en ella. Cuéntanos qué y dónde has estudiado.
Mi vocación empezó a los 12 años, quise aprender a pintar al óleo y pedí a mi madre que me apuntara a clases de pintura, recibí las enseñanzas de un pintor de mi pueblo en su academia, donde aprendí de diferentes técnicas pictóricas entre ellas el óleo. En ese momento supe que era a aquello a lo que quería dedicarme. Tras terminar el colegio quise hacer el bachiller artístico pero esa enseñanza todavía no estaba vigente en el País Vasco por lo que tuve que hacer el bachiller convencional. Finalmente llegaron los años universitarios, donde pude realizar esos estudios tan deseados, me licencié en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco, fueron los mejores cinco años de mi vida. Me especialicé en pintura aunque, en los dos últimos años de la carrera, descubrí la fotografía y me fascinó tanto que al terminar la universidad, estudié dos años más de fotografía profesional en San Sebastián. 
Desde entonces, no paro de aprender diferentes técnicas y aplicaciones para la fotografía, tales como el 3D y técnicas de Light- painting, y también estoy centrada en el aprendizaje de las diferentes técnicas aplicadas al retoque fotográfico.
En tu último año de carrera fuiste seleccionada para exponer en el Museo de Arte Contemporáneo de Capc MUsée d Bordeaux y también te concedieron la prestigiosa beca “Xavier Pousa”, una de las tres becas de pintura que se otorgan en España. Mirando atrás, ¿qué supusieron estas dos oportunidades en tu carrera?
Fueron dos momentos muy importantes para mí, dos grandes sorpresas que recibí en el último año de la carrera, fueron dos experiencias muy enriquecedoras de las que aprendí muchísimo y en las que compartí muchas vivencias con otros artistas. Siempre tendré un bonito recuerdo de aquellos años. 
Analizando tu trayectoria vemos que tienes un amplio bagaje en pintura. ¿Pueden aunarse pintura y fotografía?
Por supuesto, de hecho ese ha sido mi reto desde el 2004, el unir ambas disciplinas, me costaron otros dos años de investigación, ya que fue en el 2006 cuando finalmente logré unirlas de una manera satisfactoria. En ese año nació mi proyecto de body-painting. 
Y dentro de la fotografía, ¿qué género prefieres?
Me fascina el género del retrato aunque también me decanto por el paisaje.
En 2006 comienzas un proyecto dtan sorpresndete como atrevido. ¿En qué consiste Body-painting?
 Mi proyecto de body-painting surgió a raíz de una crisis que tuve con la pintura en el 2003 durante mis estudios de Bellas Artes. Fue por ese motivo que en los dos últimos años me dediqué a estudiar otras disciplinas donde descubrí la fotografía y dejé de pintar definitivamente. Al no poder expresarme con la pintura, me volqué de lleno en la fotografía, sustituí la pintura por la fotografía, pero lo paradójico de toda esta situación fue que, a pesar de la imposibilidad, había una parte de mí que me pedía pintar, que lo echaba de menos, entonces pensé en buscar un modo o una forma de poder unir ambas disciplinas y así poder disfrutar de las dos por igual, sin descuidar la una por la otra, y por eso años después surgió el body-painting, fue el resultado de esa crisis. 
Dicho resultado lo obtuve en el primer año de mis estudios fotográficos posteriores, cuando en prácticas de moda surgió esa idea en mí, idea que consistía en pintar a los modelos como si ellos fueran el lienzo y después fotografiarlos. De alguna manera ellos eran el cuadro y a su vez, seguían siendo modelos que posaban para ser fotografiados, automáticamente mi trabajo se convertía en fotografías de cuadros vivientes, una idea que me fascinaba. 
Además de Body-painting trabajas en dos grandes proyectos que son “Autorretratos” y “Sueños”. ¿Cómo surgen?
El proyecto de ´´ Autorretratos« surge curiosamente por la falta de modelos para retratar, sólo contaba conmigo misma para muchas imágenes y fue entonces cuando empecé a combinar el papel de modelo y fotógrafa. 
Esto también me sirvió para expresar de una forma más directa mis inquietudes personales, qué mejor manera de representar mis inquietudes que mostrarlas a través de mi misma. 
El proyecto ´´ Sueños« surge por mi fascinación por el mundo onírico, por el mundo de la noche, los sueños y la fantasía. 
Ambos son proyectos abiertos en los que seguiré trabajando. 
En 2012 realizas tu primera exposición individual “LUZ”. ¿Qué importancia tiene la luz en tu obra?
Para mí la LUZ es lo más importante de todo, no sólo en fotografía sino también en la vida, sin LUZ no existiría nada, todo sería oscuro, sólo habría oscuridad.
Hemos visto que actualmente estás investigando con nuevas técnicas y herramientas . ¿Hacia dónde crees que evolucionará tu trabajo?
¿Hacia dónde evolucionará?, sinceramente, no lo sé, ya que siempre estoy en una continua investigación y experimentación que no sé dónde acabaré. 
Lo importante es aprender, avanzar y disfrutar del camino. 
Y por último cuéntanos en qué proyectos estás trabajando actualmente y cuándo podremos disfrutarlo.
Ahora mismo no estoy trabajando en un proyecto en concreto, digamos que estoy centrada en el aprendizaje de las nuevas técnicas. El resultado vendrá más adelante, todavía tendréis que esperar para poder disfrutarlo, pero supongo que seguiré indagando en la línea de mi último proyecto, en el mundo de los ´´ sueños« que vendrá con cambios y mejoras técnicas. 
***
Ganadora de varias becas y premios y miembro de la Sociedad Fotográfica de Zarautz, la obra de Lorena nos habla de una técnica avalada por su amplia formación pero sobre todo de un espíritu libre que busca continuamente nuevas formas de expresar su conocimiento del mundo y que posee una mirada fresca, profunda y siempre atenta a los misterios que se suceden a nuestro alrededor, para captarlos para siempre y hacérnoslos llegar. 
Para contactar con Lorena Etxabe podéis hacerlo a través de su web: www.anerolfotografia.es
Y para estar al día de sus últimas novedades podéis seguirla a través de su página en Facebook: https://www.facebook.com/anerolfotografia
Muchas gracias, Lorena,  por habernos mostrado tu trabajo y habernos contado un poco sobre ti. Desde La Página Escondida te deseamos mucha suerte con todos tus proyectos, estamos seguros de que así será.

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

Su ciudad favorita es su San Sebastián natal, ha estudiado en Madrid y en París, ha ganado numerosos premios y ha sido profesora de la Facultad de Bellas Artes en la Complutense de Madrid. Sin embargo asegura, orgullosa, que su mejor obra son sus 5 hijos. María José Redondo inaugura exposición en la Casa de Cantabria donde podremos disfrutar de su obra del 17 al 31 de mayo

Retrato de la artista María José Redondo

María José Redondo tiene la mirada tranquila y serena de la mujer que lleva una vida intensa y feliz y que conserva intactas la ilusión y la pasión por su trabajo.  Su obra posee una delicadeza y una sensibilidad tales que resulta difícil apartar la vista de ellas. El color, las formas y las texturas se combinan en su obra para crear una sinfonía única en la que la armonía prima por encima de cualquier otra connotación, pero se trata de una armonía profunda y evocadora, que nos incita a perdernos en cada pincelada y a recordar otros momentos, otros lugares perdidos en el tiempo donde quizás fueron posibles alguna vez una combinación de colores tan bella y soberbia.

Su ciudad favorita es su San Sebastián natal, le encanta leer biografías y asegura con rotundidad que la obra de la que se siente más orgullosa son sus 5 hijos. Tiene 77 años y a  sus ojos asoma toda la fuerza y la pasión de aquellos que han dedicado su vida a hacer lo que verdaderamente aman. María José Redondo es todo un ejemplo a seguir tanto como artista, como mujer y como persona. No hace falta que lo diga ella, sus obras hablan por sí mismas.

Con un currículum impresionante que la avala y con una técnica impecable, esta ex profesora de la Facultad de Bellas Artes, nos recibe en su estudio risueña y resuelta, dispuesta a mostrarnos su trabajo y a hablarnos de su próxima exposición. “Yo soy discípula de D. Manuel Gutiérrez Navas. Estudié con él cuatro años. Siempre me gusta decirlo porque él me enseñó a amar la pintura”- nos dice María José mientras nos vamos abriendo paso a través de su estudio. Cada obra parece aún más hermosa que la anterior y es difícil centrarse en una sola. Es así como nos cuenta que estudió primero en la Escuela Superior de San Fernando de Madrid, donde llegó a ser profesora de dibujo y más tarde se licenció en Bellas Artes en la Universidad Complutense. Más tarde se marcharía a París, la ciudad soñada de todo artista, donde se graduó en L’école du Louvre y donde estudiaría a fondo a los grandes impresionistas que aún hoy se asoman ávidamente a su paleta.

París está muy presente en la obra de María José, en las elegantes composiciones que llenan sus lienzos, en el uso de los colores luminosos y rebosantes de luz y sobre todo en su forma de capturar en las imágenes la belleza de la vida, como si su obra reflejara el gozo de respirar cada segundo.

Años después de su regreso a España ingresa como profesora en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid, en el Departamento de Restauración. Se abre entonces un nuevo mundo para ella en el que las más bellas obras de los museos pasan por sus manos para recuperar su antiguo esplendor y no sólo eso, sino que con su trabajo contribuirá a formar a los futuros restauradores que se encargarán de conservar nuestro patrimonio.

Ensimismada entre barnices, bastoncillos de limpieza y lienzos de reentelado, María José pasará 13 años de su vida, hasta que de repente, un día, una chispa, una luz, una voz interior la hace replantearse su carrera y volver a sus orígenes, abandona la Universidad y vuelve a pintar. Para ella es un cambio necesario, una decisión profunda y meditada que la pondrá de nuevo de camino en la creación artística. –“Necesitaba volver a pintar”- nos cuenta-“Es algo que tenía que volver a hacer por mí misma”.

Y afortunadamente así ha sido. A lo largo de estos años ha ganado incontables premios, entre ellos el Primer Premio de Pintura J.E.N en Madrid la Tercera Medalla del Salón de Otoño.  Sus obras poseen una calidad exquisita. Su amplia formación y su experiencia  se plasman en una técnica concisa y perfectamente depurada. Pero no todo es técnica, como no puede ser de otra forma, se percibe que tras cada pincelada, tras cada matiz, hay una gran dedicación y una forma de entregarse a cada obra sin reservas.

Sus composiciones abarcan casi siempre todo el lienzo y lo llenan de una forma equilibrada y armoniosa. Posee un gran dominio del óleo de forma que es capaz de extraer un sinfín de matices de cada color y de jugar con veladuras imposibles y con texturas fuertes. Su pincelada es al mismo tiempo suave y delicada y salvaje y radical. Consigue volúmenes que parecen querer salir del lienzo e invadir nuestro plano, logrando un efecto casi hipnót
ico de una gran belleza estética. Porque la belleza está siempre presente en la obra de María José.

Tanto en sus retratos de aire velazqueño donde parece que podemos ahondar en lo más profundo de la mirada del modelo como en sus paisajes de tierras de colores radiantes que se van fundiendo capa tras capa. Flores de colores que inundan nuestros sentidos y parecen embriagarnos y amaneceres sofisticados, con unas amplísimas gamas que van del rojo más intenso al azul más claro y que combinan y se mezclan entre sí  consiguiendo un resultado deslumbrante. Y sobre todo el mar. El mar es imprescindible para comprender la obra de esta artista donostiarra que sigue enamorada de su tierra. Mares en calma mostrando toda una perfecta paleta de azules, blancos y grises pero también mares salvajes con unas inmensas olas en las que la espuma plateada cobra vida. Olas gigantes, que recuerdan aquella del famoso grabado de Hokusai, pero que poseen un volumen, una fuerza, una mezcla de colores y una belleza absolutamente espectaculares. Imprescindibles.

Toda esta belleza que se asoma a la obra de María José nos habla de ella, de su espíritu sereno, de su interés en dejar un mundo mejor a sus nietos donde además de lo oscuro y lo injusto otra forma de entender la realidad es posible. Nuestra artista es capaz de conmovernos con su obra, con su paleta de óleos puros y con toda la sabiduría que se agolpa en cada lienzo.

Porque es imposible transmitir aquello que no se posee y la paz de las obras de María José sólo puede venir de un alma sabia, digna y fuerte. Como Ralph Waldo Emerson dijo una vez, no se puede encontrar la belleza si no se lleva en el propio interior, y esta es la magia de su obra. Tanta belleza no puede venir sino de un alma aún más hermosa.

Para disfrutar y adquirir de la obra de María José puedes asistir a su exposición en La Casa de Cantabria
(C/ Pío Baroja, 10, 28009, Madrid). 
Horario: de lunes a viernes de 10 a 14 y de 17 a 20.30 h.
Sábados, domingos y festivos de 12 a 15 y de 16 a 20 h. 

Más información en la web de la artista: http://mariajoseredondo.com/

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

Jeice Hernández
Recuperando la magia perdida

“Los cuentos clásicos son un medio de enseñanza para enfrentar la realidad con imaginación y coraje. Permiten que la imaginación vuelva a estar en constante funcionamiento abriendo la mente a nuevas ideas y por lo tanto a nuevas soluciones.” 

Cinderella

Hay algo mágico en los cuentos de hadas. Algo ancestral y místico, algo que hace que nos detengamos con recelo ante el comienzo de un bosque. O que nos incita a buscar la protección de un fuego y un techo protector cuando cae la noche. Hay algo en los cuentos de hadas que provoca que su hechizo permanezca por siempre jamás, que nos guía durante años en la búsqueda de nuestro príncipe azul y nos recuerda cómo a vencer a las brujas malvadas que nos acechan en los entresijos de la vida. Y ese “algo” es la magia que surge en cada pincelada de Jeice Hernández. Una joven colombiana con una técnica soberbia avalada por su amplia formación clásica y con un único y hermoso deseo: crear en los adultos una chispa, un flash, una imagen que permita reactivar la imaginación.
Historias de cuento que cobran vida

A través de las obras de Jeice una serie de personajes nos traen viejos recuerdos de nuestros juegos infantiles pero también nos conducen a la complejidad de los mitos clásicos, a la belleza salvaje de la leyenda artúrica o a la violencia elegante de las historias de Shakespeare. 
Juliett
Príncipe III

Estos personajes, sin embargo, no son meros protagonistas sino que además, poseen un profundo significado por sí mismos. “El Príncipe” por ejemplo, suele ir asociado al azar, a lo incierto, a las casualidades que se conjuran en nuestras vidas y que van conformando nuestros destinos. El Bosque representa lo desconocido, el peligro, lo tenebroso pero también el misterio, la oportunidad, el lugar donde se esconden los seres mágicos y donde el bien triunfa sobre el mal.
Pero todos estos significados yacen bajo las capas de óleo de una forma no evidente a simple vista porque una de las claves más interesantes de su trabajo es que la obra de Jeice es su sutileza. A veces, nada en la imagen nos hace sospechar que ese personaje que se nos muestra es Caperucita, pues sólo vemos el bello rostro de una mujer joven. Nada en el rostro de un joven apuesto nos puede poner sobre la pista de que se trata de El Príncipe. O mi preferido: nada en un hermoso ramo de pensamientos que se sumerge en un lago puede hacernos pensar en una dama medieval hasta que, al reparar en el título, leemos “Ofelia”.
Réquiem Ofelia
Sólo entonces, al leer el texto que acompaña a la imagen o mirar el título es cuando de repente toda la obra cobra sentido. En ese momento, el significado de la obra cambia por completo porque miles de imágenes, sensaciones, recuerdos e ideas llegan a nuestra mente dándole una nueva vida a la imagen. Haciéndonos recuperar la ilusión, la magia y esa maravillosa sensación de que todo es posible que, cualidades todas que  formaban parte de nosotros cuando éramos niños y que de repente, en algún momento, nos abandonaron. Aunque no para siempre.
La sutileza en la obra de Jeice nos hace pensar, tomando una parte activa en todo el proceso de la creación. Como ella misma nos dice, cada espectador reacciona de forma diferente ante cada obra. Que conectemos con una pintura de una u otra forma, de manera más o menos intensa va a
depender en gran medida de nuestras ideas previas sobre una historia, de los recuerdos que nos evoque, en definitiva, de cómo nos haga sentir.
Buscando el camino
Prince
Charlo con Jeiceh una fría mañana de febrero, mientras doy pequeños sorbitos a un delicioso café. Jeice es puro entusiasmo y fuerza. Cuando habla de su trabajo, de su conexión con las personas que contemplan su obra y de su necesidad de crear para expresarse me transmite toda la pasión e ilusión que siente por lo que hace. Es así como me habla de su infancia en Bogotá, rodeada de arte desde pequeña porque también sus padres son grandes amantes del mundo del arte. Es en esta ciudad donde comienza sus estudios de Artes Plásticas, bajo un plan de estudios exhaustivo y exigente, que incide sobremanera en la formación clásica de sus alumnos. Su técnica depurada y de un dibujo impecable se convierte ya desde entonces en la base de su trabajo. Y es en este momento, aún en la universidad cuando realiza sus primeras exposiciones y es seleccionada para varios premios y concursos, al mismo tiempo que colabora como monitora de fotografía analógica.
Manzana envenenada

En estos años la fotografía comienza a tener una fuerte importancia en la obra de Jeice, pero de una forma muy especial. La fotografía es reinterpretada en la pintura de forma que no se pierde información sino que se produce un enlace directo entre ambas técnicas, lo que hará que su pintura tenga un carácter único muy marcado. En el año 2000 se traslada a Barcelona donde cursará sus estudios en la Universidad Autónoma de Barcelona, en la especialidad de fotografía y desde entonces ha desarrollado su carrera artística en España.

Desde su llegada a España Jeice continúa trabajando en un proyecto en el que trabajaba ya en Colombia encaminado a despertar la imaginación en el espectador, proyecto que había cobrado vida tiempo atrás cuando era niña y se dejaba arrullar por los cuentos clásicos, por su belleza y por su esplendor pero también por el lado oscuro y tenebroso que se esconde tras toda buena historia. Aunque quizás este proyecto comenzó mucho tiempo atrás, de la mano de unos sesudos escritores que se dispusieron a poner por escrito viejas historias populares.

Sin aliento

Historias que se contaban de padres a hijos, de abuelos a nietos y cuyo origen se perdía tiempo atrás, hundiendo sus raíces en los oscuros tiempos medievales. También la mitología, la Historia y las leyendas van a formar parte de la obra de Jeice.



Tras las palabras de los contadores de cuentos


Punto de equilibrio
Historias

El trabajo de Jeice comienza antes de enfrentarse ante un lienzo en blanco. A la labor de la artista precede la de investigadora, aunque quizás más bien ambas facetas son la cara y la cruz de una misma labor. Para encontrar el tema, la historia o el personaje a quien dar vida, nuestra artista va directamente a las versiones originales de las historias. Las palabras textuales son la base de la obra, toda la imagen que se creará se basa en ellas y, por lo tanto, hay partes del texto en el cuadro. A veces el texto aparece en todo el cuadro (de forma visible o invisible) y otras, se extrae alguna palabra que es totalmente legible. Para ella los cuentos clásicos, con toda su labor de advertir a los niños de los peligros que les esperaban, de las duras pruebas que encontrarían en su camino y de educarlos en el trabajo y el esfuerzo diario funcionaron. Funcionaron para la generación para la que fueron creados. Pero actualmente tienen otra función igualmente importante y quizás mucho más necesaria si cabe: encender una “chispa” que devuelva la imaginación a aquellos que la  perdieron.
Wish
Jeice utiliza todo el simbolismo y profundidad que yace tras los mitos y los cuentos para, de forma visual, despertar una pequeña chispa en los espectadores, una chispa que devuelva a la vida su
imaginación, chispa que la artista no considera extinguida ni apagada, simplemente algunas veces, olvidada o esperando. Esperando volver a la vida a través de una imagen, una palabra, un color.
Luz, oscuridad, profundidad

Jack
Roja
Tras estudiar el texto detenidamente, Jeice extrae unas palabras de un fragmento. El elegir unas palabras exactas es uno de los pasos más delicados y difíciles de todo el proceso de creación porque, como ella misma nos explica, esas palabras son esenciales ya que fueron seleccionadas por el escritor por un motivo muy concreto, para transmitir todo el sentido que quería conferirle a la historia. Esas palabras son la esencia de la obra y la imagen se crea a partir de esa esencia.
La Reina
Una vez elegido el fragmento al que dar vida y tras realizar el dibujo previo, una serie de superposiciones de capas de óleo irán formando las imágenes que, a su vez, dan vida a la historia. Las capas irán definiendo a los personajes y al mismo tiempo al significado del texto elegido pasando a tener un papel casi de narrador. De esta forma, los personajes limpios y de nobles intenciones, como Blancanieves  estarán formados por capas más transparentes y sus rasgos aparecerán claramente iluminados mientras que los personajes más oscuros, con intenciones perversas y pensamientos insondables, se esconden tras una mayor multitud de capas, y a veces sus rostros aparecen envueltos en penumbras de manera que casi hay que adivinar sus rasgos.
Jeice juega con las capas y con las texturas dejando entrever la profundidad que yace tras cada personaje, tras cada historia. De esta forma se refuerza la idea, presente en todo cuento y en toda buena historia que se precie, de que siempre hay algo detrás, algo que no se ve, que simplemente intuimos pero que acabará surgiendo si tenemos la sabiduría y la humildad necesarias para percibirlo. También los materiales pasan a tener en cierto modo una función de contribuir a la narración, la madera, por ejemplo, utilizada como un antiguo retablo, es utilizada para dar la vida al bosque estableciendo una inteligente conexión entre el soporte y la idea que se plasma en él.

Lobo

No obstante, no siempre los personajes de su obra son interpretaciones de los personajes de las historias. A veces la caracterísitica en la que se basa la imagen da como resultado una imagen totalmente nueva, creando un mundo paralelo, otra historia, otro personaje. Este es el caso de la obra Harmony, por ejemplo, basada en la picardía y la malicia de Gretel, del cuento Hansel y Gretel, de los Hermanos Grimm).

De magos, hadas y mendigos


A lo largo de su intensa carrera Jeice ha expuesto en varias ciudades de Europa y América. Su trabajo ha ido evolucionando con el tiempo y su técnica se ha ido perfeccionando pero su capacidad para asombrarnos y para emocionarnos, para hacernos volver al reino mágico de las hadas continúa intacta. Ahora más que nunca quizás, con los difíciles tiempos que corren, el talento de Jeice para hacernos comprender que todo es posible es de una relevancia abrumadora. Contemplando su trabajo podemos viajar a otros mundos, dejar volar nuestra imaginación a lugares lejanos donde tienen lugar historias tan bellas como imposibles, a mundos mágicos donde personajes inolvidables realizan hazañas inmortales.
Witch
Aunque quizás el gran secreto de la obra de Jeice va más allá de su excelente capacidad artística. Porque para ser capaces de transmitir la belleza primero debemos llevarla en nuestro interior. Y Jeice, en su mirada limpia y profunda, es capaz de contemplar un mundo hermoso, inteligente y sutil en el que un personaje de cuento yace en el interior de cada uno de nosotros. 
A veces estos personajes son muy evidentes y es fácil sacarlos a la luz. Otras son exquisitamente difíciles pero si observamos y escuchamos atentamente…allí estarán. Sólo hay que mirar con el corazón para poder ver lo invisible, que diría El Principito.
Porque quizás tras la apariencia frágil de una anciana se esconde un hada madrina tan poderosa que podría hacer realidad todos nuestros deseos. O quizás, sólo quizás, el  viejo mendigo que nos hemos cruzado en el camino era el Merlín, el Mago, aquel que conoce todos los secretos del mundo. ¿O acaso no era eso lo que podía leerse en su mirada?
Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

Como sabéis en La Página Escondida nos encanta hacernos eco de las exposiciones de los artistas que han ido apareciendo por aquí. En esta ocasión traemos la obra de María Jesús Pérez Vilar quien nos visitó hace algún tiempo como podéis recordar en esta entrada.

La exposición tiene el precioso nombre de Luz Repentina y comenzó el pasado 14 abril. Podéis disfrutar de ella hasta el 12 de mayo en el espacio cultural La Casa Roja (C/ Esteban de Ponte, 46. Garachico. Tenerife)

Conociendo a María Jesús y a su obra estoy segura de que será un gran éxito. Si tenéis la oportunidad de asistir no os la perdáis.

¡Enhorabuena, María Jesús!

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)