Categoría: Egipto

Home / Categoría: Egipto

Un momia egipcia en un basurero de París

13 diciembre, 2013 | Egipto | No hay comentarios

Momia hallada en un contenedor en Francia. FONDATION DU PATRIMONIE
Una momia egipcia rescatada de la basura protagoniza estos días la última campaña para recaudar fondos de la Fundación del Patrimonio Nacional francés. Conocida como la momia Ta-Iset de Rueil-Malmaison, por el hecho de haber sido descubierta en 2001 en dicho suburbio parisino, se trata de una antigüedad que los expertos datan entre los siglos I y III antes de Cristo y que precisa ser restaurada de urgencia.
¿Cómo fue a parar a la escombrera? ¿Quiénes han sido sus propietarios durante los últimos años y por qué se deshicieron de ella? ¿Quién la trajo a Francia y cuándo? Son algunos de los misterios que rodean la venerable mortaja de lo que aparentemente es una niña de 5 años que habría nacido entre la época de Ptolomeo y la llegada de los romanos a orillas del Nilo.
Según los habitantes de Rueil-Malmaison (en el departamento de Hauts-de-Seine, al oeste de la capital gala), la historia de su momia es digna de las más fantásticas leyendas egipcias. Al parecer, una mujer desconocida llegó en 2001 al Cuartel Guynemer, enfrente del cual hay contenedores para el reciclaje, y preguntó a los presentes dónde podía tirar un voluminoso paquete alargado. «¿Es un muerto?», bromeó alguien. «No, es una momia», explicó la anónima ciudadana.
Para los agentes de Protección Civil, que ya entonces ocupaban esta antigua sede de la guardia suiza, aquello supuso «un auténtico engorro», como bien recuerda Jean-Louis Parichon, presente aquel día y hoy adjunto al jefe del servicio. «Enseguida nos dimos cuenta de que era un objeto extraordinario. Algunos pensaron que podría ser de verdad un cadáver y dudamos en llamar a la Gendarmería. Otros se preguntaban si era una falsificación. Hubo incluso quien sugirió ponerla a la venta en eBay… Al final, decidimos entregarla al Museo de Historia Local», explica Parichon.

Una restauración de 15.000 euros

Durante meses, los eruditos del Museo del Louvre analizaron el hallazgo para determinar que era auténtico. En el pequeño ataúd de madera clara, la radiografía reveló un cuerpo entero de 92,5 centímetros de altura, envuelto en vendas y con el esqueleto bien conservado. Algunas inscripciones funerarias permitieron a los egiptólogos incluso darle un nombre a esta niña que debía de pertenecer a la clase media: Ta-Iset, que en el idioma de los faraones significa La de Isis, en honor a la diosa protectora de la mitología egipcia.
Según las especulaciones de los historiadores, este tesoro podría haber sido traído de Egipto por el General Noël Varin-Bey: un oficial de Napoleón Bonaparte que luego serviría durante dos décadas al servicio del virrey de Egipto, Mehmet Ali, llegando a fundar en Gizeh una escuela de caballería. De vuelta al Hexágono en 1857, el veterano militar se había instalado en Rueil-Malmaison trayendo consigo a Ta-Iset como recuerdo de su larga estancia en aquel país. Luego sus herederos, no sabiendo qué hacer con tan excéntricosouvenir, se habrían deshecho de él.
«Llamada a filántropos: ¿quiere usted contribuir a restaurar una auténtica momia egipcia?», pregunta la web de Patrimonio Nacional. En el site, se explica que los gastos de reparación de tan curiosa antigüedad ascienden a 15.450 euros, de los cuales el municipio correrá con 5.000 euros y la región de Ile-de-France con otros 4.000. El resto habrá de cubrirse con suscripción popular y con dinero de la Fundación, que se ha comprometido a aportar el capital que falte siempre que la iniciativa ciudadana cubra al menos un 5% del coste total presupuestado.
«Esta es la primera vez que abrimos una suscripción para una momia. No tengo duda de que va a ser un éxito dada la historia tan curiosa del objeto», señala Mary Tozer, gerente de proyectos de Patrimonio Nacional. La restauración consistirá en consolidar el cartón y reforzar los textiles del vendaje, además de una limpieza general, y correrá a cargo del Centro de Investigación y Restauración de los Museos de Francia (C2RMF) con sede en Versalles.
Para cuando se complete a finales de 2014, el Museo de Rueil-Malmaison ya tiene preparada una sala especial con todos los requisitos para la óptima conservación de la antigüedad. «Las momias son frágiles y necesitan unas condiciones de almacenamiento óptimas: humedad del 50%, temperatura de entre 18 y 20 grados», comenta a AFP Marie Aude-Picaud, la directora de la institución. Arrancada de su tierra natal hace más de 3.000 años, Ta-Iset podrá entonces descansar en paz. La única diferencia es que dormirá a orillas del Sena, en vez de al borde del Nilo.
Fuente: El Mundo. Juan Manuel Bellver
Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

Akenatón y Nefertiti

16 noviembre, 2011 | Egipto, Esculturas | 2 comentarios

Akenatón, el llamado «Faraón hereje» junto a su esposa, Nefertiti.
Antiguo Egipto, Imperio Nuevo, Período de Tell-el-Amarna

Entre 1353 y 1336 a. C. durante el reinado de la XVIII Dinastía en el Imperio Nuevo tiene lugar el llamado Período de Tell – el – Amarna. El faraón Amenofis IV prohibe el culto a los dioses tradicionales así como al dios tebano Amón destituyendo a los sacerdotes de todas sus propiedades y privilegios. 


En el mundo del arte se produce una gran revolución, por primera vez en casi dos mil años se abandona el hieratismo y la idealización y las figuras adoptan un gran realismo rozando la naturalización.  El faraón es representado con un rostro ampuloso, caderas anchas y vientre voluminoso y a menudo aparece acompañado de su esposa favorita, la hermosa Nefertiti y las hijas de ambos en escenas cotidianas y familiares. 


Se trata, hasta donde sabemos hoy en día, del primer monoteísmo de la Historia.


¡Feliz miércoles! 🙂

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)


Harry Burton
Howard Carter, Arthur Callender y un obrero egipcio abren la Tumba de Tutankamon. 1922
Fotografía

Después de varios años de búsqueda infructuosa allí estaba, tan sólo a unos escasos metros. Casi puedo sentir la emoción y la excitación del momento. La sublime sensación de triunfo que debió suponer para ellos el hallazgo de las salas donde, durante casi 3.000 años, el joven faraón había dormido un sueño de siglos.

Sobre este instante que Harry Burton, el fotógrafo de la excavación, inmortalizó para siempre Howard Carter escribiría en su diario:

«Quien pisa por primera vez uno de esos sitios sagrados, que no ha sido profanado en tres milenios, se siente poseído involuntariamente por el respeto o incluso por el miedo. Es casi como un sacrilegio el turbar esa paz tan duradera y romper ese silencio eterno. «

Al otro lado de la puerta, casi intacto, aguardaba uno de los tesoros más hermosos que el ser humano ha contemplado jamás.

¡Feliz fin de semana!

N. Bibliografía: Revista Clío, Nº92

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

Nefertiti o La belleza ha llegado

17 septiembre, 2008 | Egipto, Esculturas | No hay comentarios

Me apresuré por los sinuosos pasillos del museo. Dejaba atrás estatuillas, esculturas, sarcófagos y relieves de un valor y belleza impresionantes. Ya tendría tiempo de verlos más tarde. A medida que iba descubriendo las salas mi expectación se iba haciendo más fuerte. Me sentía como una niña a punto de hacer un gran descubrimiento. Y de repente la encontré. Allí estaba. Protegida tras una urna de cristal perfectamente iluminada dominando con su imponente presencia toda la estancia. La reina más hermosa de Egipto. Nefertiti.

No había nadie más en la sala. Me acerqué lentamente hasta situarme frente a ella. Era realmente bellísima. A sus grandes ojos parecía asomar una sabiduría antigua y profunda. Todo su rostro transmitía serenidad y calma. La elegancia verdadera, la que pervive al paso de las modas y de los siglos. Durante un breve instante perdí la conciencia del tiempo y del espacio. Estaba en Egipto en el Imperio Nuevo y una reina joven y poderosa se hallaba frente a mí. Entendí entonces que el significado de su nombre no podía ser más apropiado: Nfrt.y.ty La belleza ha llegado.

Entonces el resto del grupo irrumpió en la sala y el encanto se rompió. El silencio desapareció en post de las exclamaciones de admiración y los click de las cámaras digitales. No pude evitar una leve sonrisa agradeciendo aquel instante a solas con la hermosa reina Nefertiti.


Busto de Nefertiti.
XVIII Dinastía. Hacia 1340 a.C. Período de Tell-el-Amarna
Caliza y yeso. Atura 48 cm
Altes Museum, Berlín

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)