¿Cuánto vale una Máquina Enigma?

1
Soldados alemanes utilizando una Máquina Enigma

2 0

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace unas semanas un cliente nos llegó con una de esas maravillosas sorpresas que a veces nos encontramos en Tasartia: una Máquina Enigma que, además, funcionaba perfectamente. Para todos los profesionales que trabajamos con la Historia, este tipo de objetos que han colaborado a construirla, suponen todo un reto y a la vez, una maravillosa recompensa. ¿Y qué es una máquina Enigma? Pues si tuviéramos que definir la Segunda Guerra Mundial en diez objetos la Máquina Enigma sería sin duda uno de ellos. En 1912 el ingeniero alemán  Arthur Scherbius y su amigo Richard Ritter fundaron una empresa de ingeniería y crearon la Máquina Enigma con la finalidad de venderla a las empresas para evitar el espionaje industrial. La máquina iba en una caja de dimensiones 34cm x 28cm x 15cm, pesaba unos 12 kg y servía para enviar mensajes cifrados basándose en el sistema de Vigenère que, básicamente, sustituía unas letras por otras. Sin embargo, pocas empresas se mostraron interesadas y la empresa estuvo a punto de cerrar sus puertas. Sin embargo, en 1923, el Ejército Alemán descubrió que durante la Primera Guerra Mundial sus sistemas de codificación habían sido descifrados con lo que, no dudó en hacer un encargo de 30.000 de estas nuevas máquinas, en apariencia inexpugnables. Durante años, los alemanes la usaron para comunicarse sin que los aliados pudieran descifrar los códigos hasta que finalmente el matemático y padre de la informática moderna, Alan Turing, consiguió “romper” los sistemas de codificación. Con ello, los aliados pudieron por fin adelantarse a los movimientos alemanes y ganar posiciones en una guerra que, hasta entonces, les era claramente desfavorable. Y bien, ¿cuánto vale una máquina Enigma? Pues depende. En primer lugar, de su estado de conservación y de si ésta sigue funcionando. La de nuestro cliente estaba en perfecto estado y funcionaba como el primer día, lo que aumentaba su valor. También tenemos que tener en cuenta la peculiaridad de cada una. Aunque todas son iguales pues se construían en serie, cada una tiene su propia historia que contar. Las que fueron utilizadas por Franco durante la Guerra Civil Española, por ejemplo, unas 70 en total, son muy especiales ya que su existencia se mantuvo en secreto hasta 2008 y fueron usadas a modo experimental por los nazis. Lógicamente cuanto más peculiar sea nuestra máquina, mayor será su valor. Si queremos venderla, es importante dirigirnos a los foros adecuados, donde encontraremos profesionales o aficionados a la Historia que sepan comprender su belleza y su verdadero valor. No en vano, estamos poniéndole precio a un pequeño trozo de la Historia. ¿Tienes una Máquina Enigma y te gustaría saber su valor? ¿Quieres comprar una?  Contacta con nosotros.