Personajes de tela del siglo XI que cobran vida


Tapiz de Bayeux. 
Lienzo de lino bordado en lana. Siglo XI
Maestr@s desconodid@s
Centre Guilleume le Conquérant. Bayeux. Francia.

En algún momento del siglo XI, unos maestros desconocidos* realizaron una obra de arte excepcional y única: el Tapiz de Bayeux. También conocido como El Tapiz de la Reina Matilda este hermoso lienzo realizado en lino mide 68,8 m de largo, 5 dm de altura media y pesa aproximadamente 350 kg.
A lo largo de 58 escenas se suceden 626 personajes, 707 animales, 37 castillos y fortalezas y 41 barcos. Cada  imagen está perfectamente tejida por manos expertas y el texto en que se apoya la acción, principalmente latín con algunas palabras sajonas, es rigurosamente correcto.
El Tapiz de Bayeux narra la partida de Harold  el  Sajón, cuñado del rey Eduardo de Inglaterra (muy anciano y sin descendencia) a Francia para ofrecerle la corona de Inglaterra a Guillermo de Normandía. A su regreso a Inglaterra el rey Eduardo fallece y Harold se alza con la corona ilegítimamente. Entonces Guillermo se lanza a la conquista de Inglaterra para recuperar el trono que el rey Eduardo le había otorgado y Harold le había usurpado. Finalmente Guillermo se proclama vencedor tras la famosa Batalla de Hasting y es coronado como Guillermo I de Inglaterra. Los hechos tuvieron lugar entre 1066 y 1067. 
Gracias al gran detallismo que muestra el tapiz los historiadores han podido documentarse sobre armas, vestidos y tácticas militares utilizadas en la guerra así como otros detalles curiosos como que consideraban al Cometa Halley, presente durante la coronación de Harold, un claro signo de mal augurio. Aunque parece ser que el cometa Halley no pasó por La Tierra hasta 8 años después…
Según la leyenda el tapiz fue bordado por la reina Matilda, esposa de Guillermo I, y sus doncellas como un regalo para su esposo para conmemorar su gran éxito. Hoy sabemos que esta hipótesis es totalmente falsa y que probablemente fue encargado por el Arzobispo de Bayeux, hermanastro de Guillermo para adornar la catedral en el día de su consagración, el 14 de julio de 1077. 
Aunque no sabemos con certeza quiénes realizaron el tapiz a mí me gusta pensar que fueron unas monjitas expertas, bajo la atenta mirada de una abadesa que hablaba un perfecto latín. No es difícil imaginarlas trabajando con constancia en su pequeño taller. Ilusionadas por la importancia del regalo para su rey. Espero que el día de la consagración de la catedral hubiera un lugar muy especial reservado para ellas 🙂
Hoy, además, las figuras que salieron de sus manos, han cobrado vida como por arte de magia y podemos apreciar con todo detalle su exquisito trabajo. Una auténtica joya.
…………..
*Yo me inclino más bien porque fueron «maestras», como explico en el texto.
Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

5 Comments

  • ¡Magnífica recreación a partir de una obra de arte y un documento histórico único!

    Gracias por compartirlo.
    Saludos!
  • ¡Es absolutamente esplendido! Acompañado por tus explicaciones se magnifica. Eres genial.
  • Roberto y Lucy, gracias a vosotros por vuestras visitas! Un abrazo!
  • ¡¡Qué curioso video!! Pone vida a un tapiz que, como has dicho, marca un antes y un después en la compresión de la vida en la Edad Media.

    Un saludo!
  • Hola,

    Siempre me ha gustado este tapiz, tiene vida, historia, encanto y no deja de ser una especie de comic medieval.

    Como bien dices, no es difícl imaginarse a una monjas elaborando este bella obra de arte.

    Saludos.

Leave a comment