Archivo de #coleccionistas

Cómo saber si comprar (o no) una obra de arte o antigüedad

¿Tienes dudas sobre si comprar una obra de arte o antigüedad? Una pieza concreta te llama la atención, pero no sabes si es auténtica o si te están pidiendo demasiado por ella. No eres el único. Esta consulta es una de las más frecuentes que recibimos en Tasartia, de hecho muchos clientes contactan con nosotros por primera vez para que les orientemos sobre si comprar o no una pieza concreta.

A continuación, vamos a darte unas sencillas claves para ayudarte a tomar una decisión de la que no tengas que arrepentirte en un futuro:

1. Investiga a qué precios se venden obras similares

Si la obra pertenece a un autor conocido esta tarea es relativamente sencilla si sabes qué buscar. Bastará con que investigues en Internet precios de venta del artista en cuestión y compares con lo que te ofrecen. Ten en cuenta el formato, la época, el tamaño y la procedencia y las diferencias entre el mercado primario y el secundario.

Si es anónima, será más complicado y tendrás que atender a otros datos importantes como la autenticidad, la antigüedad, la calidad técnica, la belleza estética, la demanda actual de ese tipo de obras en el mercado, si la obra ha sido autentificada por algún experto y si existen certificados sobre la misma.

La verdad es que en el 99,9% de los casos que nos han consultado, los precios que se reclamaban eran realmente abusivos. En Tasartia les hemos informado de cuál sería el precio justo dentro de un margen razonable y el por qué del mismo para que de esta forma pudieran negociar en los casos en que estuvieran interesados en continuar con la compra de la pieza.

 

2.  Insiste en la procedencia de la obra

La mayoría de las veces en que nuestros clientes nos preguntan sobre si comprar una obra de arte, nos encontramos con que los vendedores no les han facilitado información sobre su procedencia, es decir, dónde y cuándo fue adquirida la obra. Cuando les decimos que vuelvan al comprador y les pregunten, éstos, casi siempre, les ponen todo tipo de excusas posibles para no responderles.

Si la obra es auténtica y ha sido adquirida legalmente (algo indispensable si más adelante quieres venderla), el vendedor estará encantado de proporcionarte todo su historial porque eso aumenta el valor de la pieza. Si te responde con evasivas o quiere hacerte creer que no te puede contar todo porque es confidencial (esto suele venir unido a que la pieza procede de una familia noble muy conocida, pero arruinada, uno de los argumentos más utilizados por embaucadores del arte), sal huyendo.

 

3. Analiza el contexto de la oferta

Hace un par de semanas un cliente nos contactó con una cabeza de Budah tailandesa del período Koitai. Se la ofrecían por “sólo” 100.000 euros y le proporcionaban información de obras similares vendidas en las grandes casas de subastas internacionales por…¡3 millones de euros! Toda una ganga, vamos. Aunque la pieza era interesante, no tenía nada que ver con las rematadas en esos precios. Ni la antigüedad, ni el estilo ni la procedencia eran ni siquiera comparables. De hecho, la valoración real de mercado de la escultura que le ofrecían estaba entre 2.000 y 3.000 euros, siendo una cantidad baja para que esas grandes casas de subastas ni siquiera la admitieran ya que tienen un mínimo de valoración por debajo del cual no aceptan piezas. ¡Y le pedían 100.000 euros!

Si te ofrecen algo así, lo primero es preguntarle a los vendedores por qué no la ofrecen ellos a las casas de subastas y la venden directamente. No tiene ningún sentido que si ellos pueden conseguir un beneficio de 3 millones de euros te la quieran vender a ti por “sólo” 100.000 euros. Claro que la cosa cambia si el valor real es de 3.000 euros.

Ahora bien, ten en cuenta que para justificar esto el vendedor tendrá montada una bonita historia que justificará perfectamente por qué él o ella no puede venderla directamente y se ve “obligado” a “malvender” semejante tesoro. Según la pericia del vendedor esta historia será más o menos creíble; y de hecho, la mayoría de las veces será muy, muy creíble, ya que te puedo asegurar que los clientes que nos consultan no son precisamente poco inteligentes y si han logrado sembrarles la sombra de la duda en una operación así es porque saben cómo convencerles.

Nuestra experiencia nos ha enseñado que si les planteas tus dudas, seguramente te darán un ultimátum: “O compras en dos días este super chollo que te ofrecemos como un favor o se lo venderemos a otro comprador que, además, quiere pagar mucho más que tú”.

Ante la más mínima duda siempre pide más información y no te dejes presionar. Invertir en una obra de arte requiere tiempo y seguridad, algo que todos los profesionales y coleccionistas experimentados damos por sentado.

 

4. Cuidado con las compras de arte y antigüedades en Internet

A veces, en las casas de subastas y plataformas online pueden ofrecer obras de arte y antigüedades a un precio realmente tentador. No obstante, es importante no dejarnos llevar por nuestros impulsos y analizar fríamente si realmente merece la pena pujar por la obra que nos interesa o es mejor dejarla pasar.

En primer lugar, ten en cuenta que al precio de puja ganador debes añadir la comisión de la casa más los gastos de transporte, por lo que es posible que te lleves una desagradable sorpresa final. Valora todos estos gastos, así como otros posibles costes ocultos, antes de darle al botón de pujar.

La mayoría de las casas de subastas y plataformas online trabajan exclusivamente con fotografías, lo que imposibilita al experto, en los casos en que hay alguno, poder inspeccionar la obra personalmente. He trabajado durante años en dos conocidas casas de subastas internacionales y sé que, aunque a veces la intención es la mejor, los expertos no siempre pueden autentificar una pieza a través de fotografías. Datos como la antigüedad de un lienzo o madera, la textura del óleo o de una porcelana o el estado de conservación de bastidores o de la pigmentación son altamente difíciles de apreciar, incluso con fotografías profesionales.

Por otra parte, existe la posibilidad de que la obra te llegue a casa dañada, así que antes de comprar verifica que realmente existe un seguro “clavo a clavo” y que éste te va a cubrir los daños, o que en su defecto, el vendedor se va a hacer responsable.

Pero sobre todo, pregúntate qué ocurre si se produce alguna incidencia, como que el vendedor te ha enviado una obra que no es la de la fotografía, que el estado de conservación es peor que el que aparecía en la web, que al examinarla en casa personalmente ves que no es auténtica, etc…. la casuística en estos casos es casi interminable y, desafortunadamente, muy frecuente. Así que, siempre, antes de pujar infórmate muy bien sobre si la plataforma va a solucionar estos problemas o si, una vez cobrada su comisión, se va a lavar las manos.

Si estás sopesando la compra de alguna obra de arte ten en cuenta estas pautas para tomar una decisión. Si tienes más preguntas, puedes contactar con nosotros. Realizamos consultoría personalizada sobre recomendaciones de compra, especificando el precio máximo que deberías pagar y despejando todas tus dudas sobre la autenticidad y antigüedad de la obra,  de forma que podemos ahorrarte mucho tiempo…¡y dinero!

¡Esperamos tu consulta en este correo: info@tasartia.com!