Venecia


Canaletto
Palazzo Ducale e Piazza di San Marco. Hacia 1755
Óleo sobre lienzo, 51 x 83 cm
Galleria degli Uffizi, Firenze

Era de noche, hacía frío y estábamos cansados cuando, por fin, después de un larguísimo día, llegamos a Venecia. No había demasiada gente esperando el vaporetto (una especie de autobús acuático que recorre Venecia comunicando las distintas islas) así que pudimos acomodarnos junto a una de las inmensas ventanas. Me agarré del brazo de Antonio y me acurruqué junto a él. Sólo podía pensar en el momento de llegar a nuestro hotel, darme una larga ducha de agua caliente y descansar. Quizás en el trayecto podría dormir un poco. Miré distraidamente a través del ventanal. Y entonces y para siempre, me enamoré de Venecia.

El barco avanzaba lentamente a través de las aguas del Gran Canal. Los bellísimos palacios góticos tardíos venecianos aparecían tenuemente iluminados y su imagen se reflejaba en el agua. A través de sus ventanales contemplé las espectaculares arañas de cristal de roca. Las luces y los destellos del cristal en el agua se mezclaban con los colores pardos y rojizos que se adivinaban en los interiores de los palacios y se intuían en las fachadas. Absolutamente fascinante.

Al día siguiente recorrimos Venecia y me convencí de que era la ciudad más bella del mundo. Pero sobre todo recuerdo la impresionante vista del Gran Canal por la noche a nuestra llegada. Jamás he visto nada tan hermoso y le pido a Dios que no me permita olvidarlo nunca. Quizás por eso lo recuerdo cada día 🙂

Feliz Fin de Semana!!!

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

7 Comments

  • A veces pienso que yo tampoco he visto nada tan hermoso.
    He visitado varias veces Venecia, y siempre me asombra y me emociona. Llegar al atardecer creo que es lo mas maravilloso que puede haber. Ese color es especial, irrepetible, digno de ser vivido.

    Un placer haberlo revivido todo tan nitidamente hoy en su pagina, madame.

    Bisous
  • Querida madame!

    Qué fortuna la suya haber visitado Venecia varias veces! Yo sueño con volver, ojalá que pueda ser pronto. Muchas gracias por visitar mi humilde chateau :)

    Un abrazo!
  • ¡Qué forma de describir Venecia, Dios mio! ¡Contagias! Por desgracia aún no conozco Venecia pero gracias a esta entrada y a esta apasionada descripción, creo que no tardáré mucho en hacerlo.
    Gracias ;)
  • Mejo, tienes que ir y perderte entre sus calles, te va a encantar. Y no te digo nada de la decoración de los palacios: paredes de estuco, espejos venecianos, enormes chimeneas de mármol y colgando de las paredes cuadros del Barroco. Ayyss, qué ganas de volver :)Un abrazo guapa!
  • Es un retrato precioso, no lo conocía. La barbarie no entiende de nada, más que de sangre y brutalidad. Un horror... Me ha encantado esta entrada. Abrazos.
  • Cuánta razón tienes Isabel. Fueron muchos los ilustrados que cayeron bajo el golpe de la guillotina. Gracias por pasarte por aquí, un abrazo fuerte :)
  • Quel plaisir recibir su visita tambien en este mi otro hogar, madame!

    Muchas gracias

    Bisous

Leave a comment