Mes: marzo 2014

Home / Mes: marzo 2014

Un Van Gogh, pieza estrella de TEFAF 2014

5 marzo, 2014 | mercado, Pinturas | No hay comentarios

Le Moulin de la Galette, una obra clave dentro de la trayectoria del artista holandés, será sin duda la gran estrella de esta nueva edición de TEFAF Maastricht, que abrirá sus puertas este año del 14 al 23 de marzo. Van Gogh la pintó en París en 1887, momento decisivo en su vida y en su obra, en que abandona las sombrías escenas de la vida cotidiana de los campesinos holandeses y comienza a utilizar un paleta de colores brillantes y luminosos y a tratar temas más amables.

Es una de las dos pinturas representando los molinos de Montmartre que aún se conservan en colecciones privadas (el resto podemos difrutarlas en diferentes museos) y tiene la curiosa peculiaridad de estar firmada con una rúbrica prominente de gran tamaño, algo altamente inusual en este período y, en general, en la trayectoria de Van Gogh, que no solía firmar sus obras.

La obra será vendida por la prestigiosa galería Dickinson que aún no ha facilitado el precio de venta pero que esperamos, sea acorde con la relevancia de la obra. ¿Estaremos ante un nuevo récord? Veremos.

Lo que sí parece claro es que esta edición de TEFAF, la feria internacional de arte y antigüedades más importante del mundo, promete.

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

Tabla atribuida a Leonardo da Vinci

La clave, dicen los expertos, ha estado en la bola de cristal que sostiene Cristo. Leonardo da Vinci (Italia, 1452-1519) tuvo una legión de imitadores y seguidores en el siglo XVI. Pero ninguno, aseguran varios estudiosos, podría haber pintado con tal destreza ese espacio transparente.

Su forma, sus brillos; el talento en la ejecución del trazo le delata. El genio florentino estaba obsesionado como los efectos traslúcidos en una pintura. ¿Cómo recrearlos con absoluta fidelidad? Ningún discípulo o imitador podría haber imaginado esa bola con tal maestría.

Ese ha sido uno de los argumentos para que una pintura, Salvator Mundi, atribuida desde el siglo XIX como copia de Boltraffio, un artista que trabajó en el estudio de Leonardo, y que en 1956 fue vendida por 45 libras, haya sido rematada en una transacción privada por más de 75 millones de dólares (54,4 millones de euros). La operación se cerró el año pasado, pero es ahora cuando ha trascendido la cifra. Se piensa que la pieza la ha adquirido un coleccionista estadounidense.

La tabla (65,6 x 45,4 centímetros), pintada al óleo alrededor del año 1500, se encuentra en unas condiciones de conservación malas. Ha sido objeto a lo largo del tiempo de restauraciones muy pocos adecuadas, que la han ido degradando. Solo hay que fijarse en el tratamiento del rostro. Aun así, conserva detalles muy leonardescos. Prestemos atención, por ejemplo, a los rizos que caen del pelo del Redentor. Todo un tratado de espirales y figuras geométricas al que Leonardo era tan aficionado. Además la túnica está ejecutada de una manera tan compleja que concuerda con un dibujo que guarda la Royal Library en Windsor y que bien pudiera haber sido un trabajo preparatorio.

Pues bien, la información de la venta, que estaba sujeta a un acuerdo de confidencialidad, la ha revelado uno de los intermediarios —junto con la casa de subastas Sotheby’s— de la transacción: el marchante londinense Anthony Crichton-Stuart.

“Es una pintura esencial de uno de los artistas más importantes”, apunta Crichton-Stuart en el periódico The New York Times. “Su comprometido estado de conservación se compensa con el hecho de que es uno de los nombres más significativos y mágicos del canon del arte Occidental y, desde este punto de vista, el precio parece justo”.

La tabla, que en su día perteneció al rey Carlos I, nos enfrenta al hecho de que hay tantas obras de Leonardo conocidas como pérdidas. Leda y el Cisne, un provocativo desnudo, fue probablemente arruinada por un ultrareligioso y muy “ofendido” miembro de la familia Real francesa. La Batalla de Anghiari fue destruida o se oculta (¿quién sabe?) detrás de La batalla de Scannagallo, pintada por Giorgio Vasari en 1565, en el palacio Vecchio, sede del Ayuntamiento de Florencia. Y a la obra Salvator Mundi se le había perdido el rastro durante muchos siglos.

Aunque no todos los expertos estén seguros de la atribución del salvator, lo cierto es que la tabla fue incluida en la muestra de la National Gallery de Londres de 2011 titulada Leonardo da Vinci: Painter at the Court of Milan y, posteriormente, en 2012, la obra se prestó al Museo de Dallas quien, por cierto, intentó comprarla. Infructuosamente.

Fuente: El País.

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

Sofá perteneciente a Thomas Lefroy

Thomas Lefroy, el supuesto inspirador de Mr. Darcy

Retrato de Jane Austen

Jane Austen y todo lo que la rodeó parece estar hoy en día más en voga que nunca. Así parece confirmarlo el precio de remate alcanzado por este sofá que perteneció a Thomas Lefroy, al parecer, el hombre que inspiró el personaje de Mr. Darcy. Las 2.300 libras esterlinas que se han pagado por él son el doble del precio estimado, superando por tanto las expectativas que, ya de por sí, eran altas.

Realizado en madera de caoba en estilo regencia y retapizado posteriormente con un tejido art-noveau, el sofá en sí mismo no es una pieza muy atractiva. Pero si tenemos en cuenta que perteneció al hombre por el que han suspirado millones de chicas adolescentes (y no tan adolescentes) desde que Jane Austen publicó Orgullo y Prejuicio, su interés y con ello su valor, suben considerablemente.

Jane y Thomas se conocieron de jóvenes y tuvieron un corto romance en 1796, año en que la autora escribió su obra más famosa, dando vida a la inolvidable familia Bennet y al casi perfecto Mr. Darcy. Sin embargo, ese mismo año, el noviazgo se rompió al marcharse  él a Irlanda para ocupar un puesto en las cortes judiciales. En Irlanda Thomas Lefroy continuó con su vida, casándose con otra mujer y comprando una mansión para la que adquiriría el sofá que nos ocupa. Jane Austen nunca se casó.

Y es que, en la vida real, no siempre los finales son tan perfectos como en las deliciosas novelas de Jane Austen.

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)