Categoría: Esculturas

Home / Categoría: Esculturas

Nefertiti o La belleza ha llegado

17 septiembre, 2008 | Egipto, Esculturas | No hay comentarios

Me apresuré por los sinuosos pasillos del museo. Dejaba atrás estatuillas, esculturas, sarcófagos y relieves de un valor y belleza impresionantes. Ya tendría tiempo de verlos más tarde. A medida que iba descubriendo las salas mi expectación se iba haciendo más fuerte. Me sentía como una niña a punto de hacer un gran descubrimiento. Y de repente la encontré. Allí estaba. Protegida tras una urna de cristal perfectamente iluminada dominando con su imponente presencia toda la estancia. La reina más hermosa de Egipto. Nefertiti.

No había nadie más en la sala. Me acerqué lentamente hasta situarme frente a ella. Era realmente bellísima. A sus grandes ojos parecía asomar una sabiduría antigua y profunda. Todo su rostro transmitía serenidad y calma. La elegancia verdadera, la que pervive al paso de las modas y de los siglos. Durante un breve instante perdí la conciencia del tiempo y del espacio. Estaba en Egipto en el Imperio Nuevo y una reina joven y poderosa se hallaba frente a mí. Entendí entonces que el significado de su nombre no podía ser más apropiado: Nfrt.y.ty La belleza ha llegado.

Entonces el resto del grupo irrumpió en la sala y el encanto se rompió. El silencio desapareció en post de las exclamaciones de admiración y los click de las cámaras digitales. No pude evitar una leve sonrisa agradeciendo aquel instante a solas con la hermosa reina Nefertiti.


Busto de Nefertiti.
XVIII Dinastía. Hacia 1340 a.C. Período de Tell-el-Amarna
Caliza y yeso. Atura 48 cm
Altes Museum, Berlín

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

El rapto de Proserpina

25 agosto, 2008 | Esculturas, Mitología | 1 comentario


Detalle

Ceres, la diosa de la fecundidad de la tierra, cayó en la más profunda desesperación cuando supo que su amada hija, Proserpina, había sido raptada por Plutón, dios del Inframundo y la había llevado con él al Hades. En vano la buscó por todo el mundo y enfurecida detuvo el crecimiento de todas las plantas sobre la Tierra, se negó a regresar al Olimpo y se dedicó a vagar por el mundo, convirtiendo en desierto todos los lugares que pisaba, clamando justicia al resto de los dioses.

Finalmente Júpiter se apiadó de ella y ordenó a Plutón que liberara a Perséfone. Sin embargo el señor del Hades logró imponer la condición de que durante unos meses Perséfone regresara junto a él. Es así como Ceres engalana la Tierra con flores para recibir a su hija en Primavera, cubre los árboles y los prados de tonos naranjas y marrones (los preferidos de su hija) para despedirla cuando se acerca el momento de su partida en Otoño y durante los meses de Invierno, cuando Perséfone regresa al Inframundo, deja la tierra sin vida en señal de su dolor.

En esta excepcional escultura realizada entre 1621 y 1622 por el genial Gian Lorenzo Bernini para Scipione Borghese podemos apreciar el contraposto de las figuras, ambas en scorzo y el juego de luces y sombras conseguido por Bernini totalmente acordes al gusto barroco. Sorprende aún hoy la excelente técnica de Bernini que pule el mármol de forma que se aprecian perfectamente los dedos de Plutón sobre la frágil piel de Perséfone.

La intención de Bernini era representar en una misma escultura tres momentos diferentes del mito de Perséfone según giramos a su alrededor, provocando una interacción con el espectador y haciéndole así partícipe de su obra. Bernini fue capaz de continuar la sensualidad y la elegancia propias del Renacimiento y al mismo tiempo dotar a sus esculturas del movimiento, la de fuerza y la expresión característicos del Barroco.

Actualmente podemos apreciarla en la Galería Borguese, en Roma.


El rapto de Proserpina.
Bernini 1621-1622
Galería Borguese. Roma

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)