El Laocoonte de…¿Miguel Ángel?

22 septiembre, 2010 | Esculturas | 5 comentarios


Laocoonte y sus hijos.
Escuela de Rodas (Agesandro, Atenodoro y Polidoro). 50 d.c.
Mármol. 200 x 42 cm.
Museo Pío Clementino (Vaticano)

El Laocoonte y sus hijos es una de las esculturas más fascinantes e influyentes en la Historia del Arte. Aparecida casualmente en 1506 su descubrimiento causó un fuerte impacto en los artistas renacentistas del momento siendo desde entonces considerada una de las cumbres del arte helenístico. Y eso es lo que hemos estudiado en las escuelas y en las universidades y lo que aparece en los libros de Arte…hasta ahora.

Lynn Catterson, profesora de la Universidad de Columbia se atreve a aventurar una atrevida hipótesis: el magnífico Laocoonte es obra del genial maestro del Cinquecento, Miguel Ángel. Y para ello se apoya en argumentos bastantes sólidos. En primer lugar, no sería la primera «falsificación» realizada por Miguel Ángel que antes de ser un renombrado artista intentó hacer pasar como originales clásicos algunas de sus esculturas pues el precio en el mercado de una antigüedad podía superar 10 veces su valor como obra «contemporánea».

A esto tenemos que añadir la existencia de un dibujo de 1501 del maestro de un torso sospechosamente similar al torso de Laocoonte, similitudes tectónicas con la no menos espectacular Pietà del Vaticano, ciertos bloques de mármol adquiridos por el maestro entre 1500 y 1505 de los que aparentemente no salió pieza alguna y ciertos ingresos cuya procedencia aún no se ha identificado. Aunque quizás el argumento más contundente es precisamente la gran similitud que guarda la obra con la única descripción escrita con la que se contaba: la que de ella hacía Plinio el Viejo 1.500 años atrás.

Personalmente creo que es una teoría bastante lógica y con suficientes datos bien argumentados. Conociendo la obra del maravilloso Buonarrotti sobra decir que su talento bien podría haberle permitido realizar el Laocoonte, la técnica precisamente no habría sido ningún problema.

¿Es el Laocoonte una de las obras maestras más representativas de la Escuela de Rodas o la falsificación mejor tramada de la Historia del Arte? Quizás nunca lo sabremos…

¿Vosotros qué pensáis?

¡Feliz jueves!

Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

About Author

5 Comments
  1. Ruben M. M.

    Aunque el Laocoonte tiene toda la impronta del estilo miguelangelesco, no creo que sea obra suya, pero siempre he pensado que podría haber sido realizada perfectamente por el magnífico florentino.

    Un saludo!

  2. Viñas

    Sin duda tiene que ser enriqueceder poder conocer el estudio realizado…pero, de una forma muy superficial..¿acaso hubiera realizado Miguel Angel una obra de tal talla y quedar su autoria oculta al conocimiento?
    ¿Para qué? ¿acaso no luchaba por ser reconocido como el más grande?

    Considero que la genialidad del artista bebe en gran medida de la necesidad del reconocimiento…no sé…es mi opinión…

    Maravillosa entrada!
    Como siempre!
    Un saludo!

  3. CarmenBéjar

    Jo, me has dejado de piedra (y nunca mejor dicho). ¿El Laocoonte de Miguel Ángel? Siempre se ha dicho que el gran autor italiano sintió una admiración particular por esta gran obra helenística, de la cual aprendió mucho demostrándose en sus propias obras. Así que, ¿y si es al revés? Podemos sentir la influencia de esta cultura de tal forma que nos hace pensar que puede ser de Miguel Ángel sin serlo.

    Otra pregunta sería qué ganaba él esculpiendo una talla de la cual nadie sabría su autoría. Un artista siempre piensa en su obra y en us negocio y fama.

    Besitos

  4. Isabel Romana

    Si no me falla la memoria, fue encontrada en la domus aurea de Nerón o en las termas de Tito, que era lo mismo. ¿Qué ventaja económica hubiera sacado Miguel Ángel? Ese aspecto se me escapa. Por lo demás, todo es posible. Un abrazo.

  5. ana

    Uy que interesante… pues no tengo la menor idea… ya que no conozco bien esta escultura pero todo puede ser posible…
    un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *