Lewis Chessmen
Maestros desconocidos. Probablemente Escandinavia, aproximadamente siglo XII
Colmillo de morsa y diente de ballena.
British Museum y Nationa Museum of Scotland.

The Lewis Chessmen es uno de los juegos de ajedrez más antiguos que se conocen y uno de los escasos ejemplares medievales que han llegado hasta nuestros días. Se piensa que fue realizado en Noruega aproximadamente hacia el siglo XII por maestros artesanos de la ciudad de Trondheim. El cómo llegó a la isla de Lewis, en Escocia, donde fue descubierto en un banco de arena en 1831, es todo un misterio aunque la hipótesis más plausible indica que pudo ser enterrado allí por supervivientes del naufragio del barco que transportaba las piezas desde Noruega hasta las prósperas comunidades nórdicas de Irlanda occidental.

El Ajedrez de la Isla de Lewis está realizado casi en su totalidad en marfil procedente del colmillo de morsa aunque algunas pocas piezas están hechas de dientes de ballena. Algunas de las figuras muestran restos de pigmentación en tonos rojizos lo que indica que en este período los colores habituales tanto de piezas como probablemente también de tableros eran blanco y rojo en lugar de los actuales blanco y negro. Aunque  no lo sabemos con certeza se piensa que las 93 piezas aparecidas hasta hoy conforman 4 ó 5 juegos. En total hay 8 reyes, 8 damas, 16 alfiles, 15 caballos, 12 torres y 19 peones. Actualmente 11 de las piezas se encuentran en el National Museum of Scotland, en Edimburgo y las 82 restantes en el British Museum, en Londres. 

Casi todas las figuras tienen forma humana y aparecen con expresión consternada a excepción de los bersekers (guerreros vikingos famosos por su fiereza en el combate y temidos incluso por sus propios compañeros de armas) que aparecen con grandes ojos desorbitados mordiendo sus escudos. Los bersekers y los guerreros con espada parecen ser el antecedente de nuestras torres actuales. Por otra parte, es la primera vez que aparecen obispos como piezas de un juego de ajedrez, sustituyendo a los elefantes originales de los juegos indios. Los peones tienen forma de pequeñas estelas o lápidas con extrañas inscripciones cuyo significado, si alguna vez lo han tenido, hoy en día se nos escapa. 

¿A quién perteneció realmente el Ajedrez Lewis? ¿Por qué fue cuidadosamente enterrado en un banco de arena de la costa escocesa? Bien protegidos en sus urnas del British Museum, donde son una de las piezas estrella de la colección, las pequeñas figuras nos contemplan. Sólo ellas conocen su historia. 

***
La semana pasada estuve unos días en Londres y en mi tiempo libre visité mis museos y galerías favoritos, entre ellos el British Museum. Allí, en una  de las salas del ala sur,  me reencontré con esta maravillosa obra del arte medieval. Recuerdo que cuando la vi por primera vez hace años no me impresionó demasiado, esta vez sin embargo me dejé llevar por la extraña belleza de los rostros compungidos y por el misticismo que desprenden todas las figuras. Y no pude dejar de ponerme en el lugar del  ávido comerciante que lo hizo suyo pensando en venderlo a buen precio en Irlanda o en el del rico viajante que lo adquirió como regalo para sus hijos. 

Nunca llegó a su destino.

¡Feliz lunes!
Información proporcionada por el Blog de Ana Trigo (www.anatrigo.es)

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *